BuscandoRespuestas

Actualidad médica

China comienza su vuelta a la normalidad, pero la mascarilla sigue siendo fundamental

17 marzo, 2020

Beatriz Pérez Argüelles

Nihao!

Es martes y el día está nublado.

La gente sigue saliendo a la calle sin olvidar su mascarilla, requisito que todavía es fundamental aquí y que no deja de recordarse a través de carteles por la ciudad y en la entrada de cada establecimiento.

¡SÚMATE A NUESTRA COMUNIDAD!

Podrás escuchar nuestros podcast, recibir un boletín semanal con las novedades, escribir comentrios, enviar preguntas…

Siguen comprobando la temperatura corporal como medida de seguridad y es imprescindible el QR de salud para acceder, sobre todo, al supermercado.

Hice la prueba de decir que no lo tenía y me negaron el acceso, pese a no tener fiebre. China ha prometido contener la propagación transfronteriza del virus sin olvidar el posible contagio dentro del país.

Parece que nada es suficiente para sentirse seguros por lo que, además de los meticulosos controles de seguridad en aeropuertos de los que ya os he hablado, siguen diseñando nuevas medidas.

Hoy la Comisión de Inspección de Disciplina ha acudido a comprobar los procedimientos y condiciones de aislamiento de las personas que se encuentran cumpliendo la cuarentena en su residencia con el fin de asegurar que la situación de una nueva propagación esté controlada.

La dirección del colegio ha solicitado a los extranjeros recién llegados su cooperación y comprensión y que, bajo ninguna circunstancia, salgan de la vivienda o habitación.

Y es que tras una reunión presidida por el primer ministro Li Keqiang, también miembro del PCCh (Comité Central de Partido Comunista de China), se han solicitado esfuerzos de prevención y control epidémicos y acelerar la reanudación del trabajo y la vida normal de las personas.

Por lo que, simultáneamente, China está haciendo un esfuerzo por volver a la normalidad.

Se han reabierto 180 museos, restaurantes, peluquerías, cafeterías, carreteras, obras… después de haber desinfectado las infraestructuras. Los colegios, universidades, cines y teatros permanecen aún cerrados, aunque tres ciudades del país ya tienen fecha de reinicio para las clases (la mía todavía no).

En Hubei y Wuhan también se están poniendo en marcha controles para reanudar el trabajo. Han sido inspeccionadas la producción y el arado, fábricas de automóviles y empresas de alimentos. El gobierno debe garantizar el suministro de materiales de desinfección y prevención (termómetros, mascarillas y gel de manos) para un temprano y seguro funcionamiento.

Ante el COVID-19 el país se encuentra dando sus últimos coletazos, y ahora hay 20 casos importados y 44 bajo sospecha. Los casos confirmados provienen de diferentes países: 10 de Italia, 4 de Irán, 2 de España, dos de EEUU, uno de Francia y otro de Reino Unido.

Para reactivar la economía del país se está acelerando la construcción de grandes obras, proyectos de infraestructura como servicios de salud pública y redes 5G y se están buscando soluciones para frenar la pobreza en las áreas rurales.

Parece que China no solo ha sabido hacerle frente a la pandemia que amenaza a nivel global, sino que ha sabido sacarle partido. El país ha demostrado una preocupación social y una unidad que parece que les ha hecho más fuertes.

Ya no solo se observa un carácter más nacional que nunca, también parece que esto será el principio de cambios que marcarán un antes y un después en el país.

España tiene que prepararse para todo el proceso que aún puede quedar por delante. Ya ocupa el cuarto puesto de país por número de contagiados.

Insisto en que la cuarentena de 14 días aquí solo fue el principio, no de las soluciones sino del aislamiento en sí.

Cuando llegué, hace casi veinte días, me encontré con que el enfoque de China hacia el COVID-19 era muy diferente al de España. En estos momentos, poco a poco, se van asemejando. Así que podemos hacernos una idea de todo lo que queda por delante.

No es solo localizar a los infectados. Después habrá que llevar un riguroso seguimiento de contagios que se han dado durante los 14 días de cuarentena, y a su vez que seguir un largo camino para afianzar que no queda posibilidad de volver a tener casos.

Porque hasta que no hay certeza de que ha sido eliminado, todo trabajo podría resultar en balde.

Bai bai

Noticias relacionadas