BuscandoRespuestas

Actualidad médicaEspecialistaSalud

Endometriosis: los múltiples efectos del dolor ginecológico

Una investigación reciente destaca los daños colaterales en hígado, cerebro, bazo, pulmones y tejido adiposo

21 marzo, 2021

P. Á.

Entre un 10 y un 15 por ciento de las mujeres españolas están afectadas por la endometriosis, un fenómeno que se desarrolla en el cuerpo de una mujer cuando el tejido que recubre el interior del útero (endometrio) aparece en otras zonas. Las consecuencias principales de este escenario son sangrado abundante, dolor intenso, posibilidad de sangrar entre un periodo y otro… Incluso puede generar problemas de fertilidad a la hora de quedarse embarazada.

Cada mes de marzo se celebra el Día Mundial de la Endometriosis. Un artículo recién publicado en la revista Lancet rompe con la definición “clásica” de la endometriosis como una enfermedad principalmente restringida a la región pélvica y la recalifica como una enfermedad sistémica. La investigación alude a la multitud de efectos colaterales en diferentes órganos del cuerpo femenino, incluyendo el hígado, el cerebro, el bazo, los pulmones y el tejido adiposo. El artículo, firmado por investigadores de la Universidad de Yale (Estados Unidos) insiste en que la endometriosis conlleva tantos efectos colaterales, fuera de la región pélvica, que se puede definir como una enfermedad crónica sistémica.

Desde la Federación de Asociaciones de Matronas de España se recomienda a las mujeres que, ante cualquiera de estos síntomas, se acuda a su matrona de referencia.

El endometrio se ve afectado por los cambios hormonales que rigen el ciclo ovárico también conocido como ciclo menstrual. Estas hormonas son las que ordenan a las células endometriales que se desarrollen, aumentando el grosor del tejido, incrementando además su vascularización. En los últimos días del ciclo menstrual se produce una disminución de los niveles hormonales, el tejido endometrial engrosado sufre un deterioro y comienza la descamación y su expulsión del interior del útero (menstruación). Pero si una mujer tiene este tipo de tejido en otro lugar comenzará a tener síntomas, además de secuelas a largo plazo.

¡SÚMATE A NUESTRA COMUNIDAD!

Podrás escuchar nuestros podcast, recibir un boletín semanal con las novedades, escribir comentarios, enviar preguntas…

Desde la Federación de Asociaciones de Matronas de España se recomienda a las mujeres que, ante cualquiera de estos síntomas, se acuda a su matrona de referencia.

La acumulación de la incidencia de endometriosis en ciertas familias atribuyó un componente genético a esta enfermedad. Sin embargo, no se ha identificado un solo gen responsable. Según los doctores Jan Tesarik y Raquel Mendoza-Tesarik, “se trata más bien de una predisposición genética que puede ser debida a anomalías de varios genes. Desde el año 2010 se conoce que los genes involucrados en la endometriosis están principalmente localizados en el cromosoma 1 y cromosoma 7 del genoma humano. Pero todos los casos de la endometriosis no están necesariamente vinculados a una anomalía genética y la enfermedad puede ocurrir en mujeres sin ninguna historia familiar”.

Para frenar la inflamación sirven medicamentos con efectos antioxidantes y antiinflamatorios

La mayoría de los efectos sistémicos no son causados directamente por implantes ectópicos del tejido endometrial, sino que resultan de la acción, a larga distancia, de diferentes sustancias producidas por focos endometriosicos remotos. Se trata sobre todo de citocinas proinflamatorias. Estas sustancias circulan libremente en la sangre y afectan la función de diferentes órganos. De esta manera, un pequeño foco localizado en la pelvis puede provocar un estado de inflamación generalizado.

Para frenar la inflamación sirven medicamentos con efectos antioxidantes y antiinflamatorios, por ejemplo las vitaminas C y E, acetilcisteina o coenzima Q10. “Pero el medicamento más adecuado es la melatonina, ya que combina un fuerte efecto antioxidante y antiinflamatorio con una acción directa contra las células endometriosicas”, destacan los doctores Tesarik y Mendoza. “De hecho, el tratamiento oral con la melatonina es la única terapia causal que puede frenar la progresión de la endometriosis sin bloquear la ovulación, lo que hace su uso adecuado para las mujeres con endometriosis que buscan el embarazo”, agregan estos especialistas.

Noticias relacionadas