BuscandoRespuestas

Actualidad médicaDivulgaciónSalud

Dormir con mucha luz puede provocar un parto prematuro

Usar dispositivos como tabletas, móviles o portátiles durante la noche y tener mucha claridad en la habituación durante el sueño pueden determinar un adelanto del parto

05 febrero, 2021

A. RUBIERA

Usar dispositivos elecrónicos durante la noche junto con el factor de dormir en una habitación que tenga un nivel de claridad elevado puede influir en que una mujer embarazada tenga un parto prematuro. Es lo que acaban de argumentar investigadores españoles en una publicación internacional en la que vinculan esas alteraciones de los ritmos biológicos que provocan las influencias lumínicas durante el tiempo del sueño con los partos pretérmino. Y, de hecho, entienden que esas alteraciones pueden tener más peso en los nacimientos prematuros del que se daba hasta ahora al índice de masa corporal.

Esa tesis es la que han redactado investigadores de la Universidad de Oviedo. Los resultados, aparecidos en la revista “Journal of Ambient Intelligence and Humanized Computing”, revelan que la alteración de los ritmos biológicos provocada por estos factores tiene más peso para desencadenar un parto pretérmino que algunos de los ya clásicos como el índice de masa corporal. Asimismo, el personal investigador ha constatado que trabajar a turnos puede actuar como otro factor desencadenante.

Se considera un parto pretérmino o nacimiento prematuro al que ocurre antes de 37 semanas de gestación, en oposición a la mayoría de los embarazos que duran más de 37 semanas,​ contadas desde el primer día de la última menstruación.

¡SÚMATE A NUESTRA COMUNIDAD!

Podrás escuchar nuestros podcast, recibir un boletín semanal con las novedades, escribir comentarios, enviar preguntas…

Te puede interesar también este artículo: ¿Cómo afecta el coronavirus a las mujeres embarazadas?

El estudio ha sido liderado por Elena Díaz Rodríguez, del Área de Fisiología de la Universidad de Oviedo, Susana Irene Díaz Rodríguez, del Área de Ciencia de la Computación e Inteligencia Artificial y del Grupo de Investigación UNIMODE, y Catalina Fernández-Plaza, del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), con la colaboración de Ana Alonso, Celestino González y Inés Abad, de la Universidad de Oviedo. Para la profesora Elena Díaz Rodríguez, “nuestro modelo señala hábitos que son claramente factores evitables y por tanto puede ser muy útil en la clínica obstétrica”.

La investigación ha analizado mediante inteligencia artificial -en concreto, aprendizaje automático- los casos de 380 embarazadas atendidas en el Hospital Universitario Central de Asturias, de las cuales 157 finalmente tuvieron un parto prematuro y 223 a término. La novedad del trabajo estaría en que, además de aspectos clásicos como el índice de masa corporal, la ganancia de peso, la ingestión de alcohol o si la madre es fumadora, se han abordado los hábitos relacionados con el sueño y la exposición a la luz. Eso llevó a que se hayan tenido en cuenta como parámetros de control la hora a la que la madre se despierta cada día de la semana, si utiliza dispositivos electrónicos después de apagar la luz, como teléfonos móviles, tabletas o portátiles, si tiene la luz o el televisor encendido en torno a la medianoche, el número de interrupciones del sueño durante la noche, las horas de sueño en días laborables y festivos, el nivel de luz mientras duerme o si trabaja a turnos.

Dicen las expertas que si bien es muy conocido que hay algunos problemas maternos y fetales que influyen directamente en los partos prematuros, lo cierto es que a día de hoy «no todas las variables que lo provocan están completamente determinadas«. Al mismo tiempo, en los últimos años ha resultado de interés para muchos investigadores el tema de la cronodisrupción y como la alterción de los ritmos circadianos maternos, con consecuencias negativas para la maduración del feto.

De ahí que «el objetivo de este trabajo es sumar otros factores relacionados con los factores de cronodisrupción materna y comprobar si todos juntos pueden mejorar la prevención del parto prematuro», exponen. De su investigación han podido  Las pruebas estadísticas preliminares confirmaron que la dilatación del cuello uterino, el peso estimado del feto y el peso al nacer fueron significativamente más bajos en el grupo de prematuros que en el de término, como se esperaba, y un estudio más profundo basado en el aprendizaje automático destacó «algunas relaciones interesantes y no obvias» entre algunos factores relacionados con la exposición nocturna a la luz y los hábitos de sueño. De hecho, se consideró que la luz que entra por la ventana o el nivel de luminosidad del dormitorio durante la noche son características clave para predecir el parto prematuro.

Noticias relacionadas