BuscandoRespuestas

Atención Psicología

CLARA: Tengo problemas de convivencia con mi hermana. ¿Qué puedo hacer?

30 abril, 2020

Responde Roser Batalla. Psicóloga. Colegiada Nº: 4769

P.- CLARA: Les escribo porque bueno, mi principal problema es de convivencia y no sé cómo puedo solucionarlo. Ahora somos cuatro en casa, y mi hermana y yo (22 y 27 años respectivamente) no nos llevamos nada bien. Tenemos discusiones absurdas en las que ella me insulta y termina por dejar de hablarme. Yo intento hacer acopio de madurez y no caer en el insulto, pero es cierto que terminamos discutiendo, discusiones en las que ella grita mucho y exagera demasiado. Por la última tontería (pedirle que no hiciera ruido más allá de la 1 de la mañana un día de semana) lleva un mes sin dirigirme la palabra. Es incómodo para mí y para mis padres, que vivimos en tensión continuamente. Cuando es la hora de comer, espera a que comamos todos y luego viene ella, para no tener que cruzarse conmigo. Cuando mis padres han intentado razonar con ella, se enfada con ellos (ahora mismo lleva dos días sin hablar con mi madre, tampoco). Para colmo adopta una postura provocadora de…  mientras yo intento hacer mis cosas (teletrabajo en casa y por ejemplo, escucha música a volumen alto en la habitación de al lado, hace videollamadas hasta las dos o tres de la madrugada en jornada laboral… Tonterías a las que intento no dar importancia pero que me perjudican en concentración, tiempo de descanso y sentimiento de enfado e impotencia ante su comportamiento). He intentado acercarme una vez a solucionar las cosas, diciéndole que no estaba bien pasar tanto tiempo así y que por mi parte sentía lo que le había molestado, y la respuesta fue un rechazo (mandarme a la m* exactamente) con la consecuente humillación para mí también. En definitiva, no sé cómo manejar la situación, mis padres tampoco, y siento que cada vez van a más los «ataques» haciendo ruido, a la vez que me siento peor por el hecho de sentirme ignorada por una persona con la que convivo y quiero. Intento hacer mi vida normal, trabajando y relacionándome con mis padres como puedo, pero resulta incómodo y absurdo la situación. Me encuentro en una encrucijada que realmente no sé cómo resolver. Pienso… Podría ir a hablar con ella de nuevo, pero sé que va a reaccionar como la última vez (aún más habiendo discutido con mi madre por «defenderme») y tampoco creo que sea justo pedir perdón cuando las dos hemos discutido por una cosa que sucedió hace un mes y donde yo no le falté al respecto, solo fue un desacuerdo como es normal entre personas que conviven. No suelo tener discusiones con nadie normalmente y si las tengo, las soluciono rápido siempre, por lo que siento impotencia y bastante frustración con este tema que no veo como resolver.
Muchas gracias de antemano por la ayuda, sin duda solucionar esto podría hacer de mi cuarentena y de la de mi familia una situación mucho más llevadera.

R.- Hola Clara, según lo que me comentas creo que sería conveniente que cambiases tu modo de responder ante las situaciones de divergencia con tu hermana. Al principio comentas que intentas no caer en el insulto. Yo te aconsejaría que des un pasito hacia atrás y que intentes no entrar en la discusión.

Puede ser que ella sienta en su interior muchas emociones que no sabe como gestionar y que salen a través de la discusión y de la descarga emocional que ella se permite. Cuando deja de
hablarte quizás ella sienta que tiene el control sobre lo que sucede en vuestra casa. Entiendo que como sois mayores de edad vuestros padres se mantienen al margen y pasa a ser algo que debéis arreglar entre las dos.

¡SÚMATE A NUESTRA COMUNIDAD!

Podrás escuchar nuestros podcast, recibir un boletín semanal con las novedades, escribir comentarios, enviar preguntas…

Cuando tu te acercas para arreglar las cosas y le dices que no deben ocurrir estas peleas tampoco se resuelve el problema puesto que ella puede decidir si darte la razón o no, y así ella vuelve a tener el control. Si alguno de vuestros padres se posiciona a su lado o a tu lado esto añade más leña al fuego y no ayuda a resolver algo que, creo, no tiene que ver tanto con las acciones, las dificultades sino, como te decía antes, con el hecho de que a tu hermana le resulta difícil poner palabras a sus emociones y resolverlas.

Aquí es donde puedes usar tu capacidad para comprender esta dificultad que tiene ella y darle un giro a tus respuestas. No le pidas que cambie nada de lo que hace durante un tiempo y no le hagas reproches de ningún tipo. Si hay algo que va bien coméntalo en positivo y deja que lo que no funciona no tenga ninguna representación en vuestras conversaciones familiares. Si ves que la situación no mejora sería importante que consultarais un profesional que pueda trabajar con vuestra familia a través de la terapia familiar.