BuscandoRespuestas

EspecialistaResponde el doctor

Consejos para cuidar la salud ocular de los niños, empezando este ‘puente’

02 diciembre, 2020


Rebeca Gil
BuscandoRespuestas

Te puede interesar: ‘Navidades en familia: así podemos reducir el riesgo de contagio para celebrar juntos las fiestas’

Los confinamientos, toques de queda y demás medidas en las que nos vemos inmersos desde que comenzó la pandemia de coronavirus, han provocado que los más pequeños pasen más tiempo en casa. Y esto puede afectar a la salud de sus ojos.

Para evitar el incremento de la miopía, un problema visual que afecta a 2.600 millones de personas en todo el mundo según el ‘Informe Mundial sobre la Visión 2020’ de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas de España (CNOO) recomienda a las familias potenciar las actividades infantiles al aire libre. Y ahora con el puente de diciembre tenemos una gran oportunidad. Hay que aprovechar para salir a la calle, al campo si es posible, y dar a nuestros ojos una sesión

¡SÚMATE A NUESTRA COMUNIDAD!

Podrás escuchar nuestros podcast, recibir un boletín semanal con las novedades, escribir comentarios, enviar preguntas…

Según explican los expertos, cuando los niños juegan en el exterior utilizan la visión de largo alcance para visualizar objetos y personas que se encuentran lejos. Además, al aire libre se produce una mayor exposición a la luz natural, lo que puede evitar la aparición de la miopía debido a los cambios en los niveles de dopamina y melatonina a nivel de la retina, o los cambios del ritmo circadiano del niño.

“Cuando un menor permanece demasiado tiempo en casa sin salir al exterior, los ojos se adaptan a la visión en corto y realizan menos esfuerzo al tener los objetos más cerca”, explica el decano del CNOO, Juan Carlos Martínez Moral.

Así que la mejor opción para el ocio de los niños es salir a calles y parques a jugar o practicar deporte. Eso sí, respetando siempre las medidas de seguridad establecidas para evitar contagios por Covid-19.

Tal y como ocurrió durante el confinamiento de la primavera pasada, el permanecer más tiempo en el hogar añade la ‘complicación’ de que los niños opten en muchos casos por el uso de dispositivos móviles para pasar su tiempo libre. Esta forma de ocio, alertan los ópticos-optometristas, “pude conllevar riesgos, como una posible progresión más rápida de la miopía en los más jóvenes, si se utilizan de forma inadecuada”.

Además de fatiga visual, el abuso de las pantallas puede provocar graves problemas oculares como “mala visión transitoria, dificultad de enfoque a distintas distancias, sensibilidad al brillo de la luz, incomodidad ocular, dolor de cabeza y ojos irritados, secos o cansados”, detalla el decano del CNOO.

Los confinamientos de aulas por un positivo, limitaciones horarias o simplemente el temor de muchas familias al contagio, hace que en determinadas ocasiones no es posible sacar a los más pequeños el suficiente tiempo a la calle.

Te puede interesar: ‘¿A qué edad debo revisarme la vista
o llevar a mis hijos al oftalmólogo?’

Alternativas saludables

En estos casos, los especialistas oculares ofrecen alternativas para jugar en casa con ellos sin poner en peligro sus ojos. Juguetes como rompecabezas, puzles o juegos de ingenio, favorecen el desarrollo visual de los pequeños al desarrollar su percepción y su memoria visual.

Los móviles, videoconsolas y tabletas también pueden ayudar a la mejora de la concentración y la agudeza visual, siempre y cuando se utilicen de forma adecuada y sin abusar de ellos.

El Colegio de Ópticos-optometristas recomienda supervisar el uso de juguetes que tengan lentes o espejos, como telescopios y prismáticos, ya que pueden concentrar la luz y provocar quemaduras graves en los ojos si se utilizan de manera inadecuada.

También hay que retirar del alcance de los niños cualquier objeto o accesorio que tenga punta o esté afilado ya que pueden lesionar los ojos de los niños durante el juego.

Te puede interesar: ‘Radiografía al paciente de Covid-19 en España: síntomas al ingreso, complicaciones, pronóstico…’

Consejos para el aire libre

Y como lo mejor es jugar y realizar actividades al aire libre, no está demás recordar algunas recomendaciones para proteger nuestros ojos de la temperatura, el frío, el viento y la radiación solar.

En primer lugar, es recomendable parpadear constantemente para favorecer la lubricación del ojo con las lágrimas.

El uso de unas gafas de sol protegerá los ojos del frío y del viento, evitará que se sequen las lágrimas y ayudará a mantener la humedad ocular.

Y fundamental, las gafas deben estar homologadas, para asegurar así la protección contra los rayos ultravioleta.

Como en casi todo lo que tiene que ver con la salud, una buena alimentación es esencial para la salud ocular. Así que debemos consumir muchas frutas, verduras, ácidos grasos y omega 3.

También es importante tener precaución con los cambios de temperatura entre espacios interiores y exteriores, sobre todo al salir de casa al exterior para hacer ejercicio tras mucho tiempo de inactividad.

Siguiendo estos consejos durante el otoño y el invierno, evitaremos la sequedad ocular propia de esta época, el escozor, el picor y la visión borrosa. Y si además acudimos a revisar nuestra vista a un óptico-optometrista, mejor.