BuscandoRespuestas

DestacadaResponde el doctor

Qué es el oído de nadador (otitis externa) y cómo evitarla y tratarla

14 agosto, 2020

La infección de oído más típica del verano es la otitis externa, provocada fundamentalmente por el clima cálido y los baños en el mar y las piscinas. Más común cuando las aguas en las que nos bañamos no están suficientemente limpias.

La otitis externa es una infección aguda de la piel del conducto auditivo externo. Una especie de dermatitis que se produce por la colonización de bacterias de la piel del conducto auditivo externo.

Entre los síntomas más habituales aparece el dolor, intenso y que aumenta al mover el pabellón auricular o al presionar el trago (cartílago que está por delante del orificio del conducto auditivo externo), secreciones, inflamación de la piel del conducto y hasta pérdida de audición, si hay edema.

¡SÚMATE A NUESTRA COMUNIDAD!

Podrás escuchar nuestros podcast, recibir un boletín semanal con las novedades, escribir comentrios, enviar preguntas…

Cuando la otitis externa se manifiesta como una infección difusa de todo el conducto (otitis externa aguda generalizada) se la conoce como ‘oído de nadador’.

Una de las causas añadidas para que padezcamos ‘oído de nadador’ es la combinación de agua que se queda ‘atascada’ en el conducto después del baño, y el uso de bastoncillos de algodón para intentar sacarla.

Y es que no es recomendable limpiar el conducto auditivo con bastoncillos de algodón, ya que pueden causar micro heridas en la delicada piel del conducto auditivo externo, que actúan como puertas de entrada para las bacterias.

Además, los bastoncillos pueden empujar hacia dentro del oído la cera y la suciedad, con lo que será más fácil que se quede atascada el agua y que aparezcan infecciones.bacterianas.

Es repentino, duele mucho y dura poco

Como hemos dicho, el ‘oído de nadador’ es una inflamación, irritación o infección de la parte externa del oído y del conducto auditivo externo y lo más habitual es que sea agudo, es decir, repentino y que dure poco tiempo.

Es más común entre los niños cercanos a la adolescencia y adultos jóvenes. Y no es extraño que ocurra junto con una infección del oído medio o un resfriado.

En la observación médica el tímpano será de apariencia normal, pero el examen otoscópico es difícil de realizar en el paciente por el intenso dolor que le produce. En cualquier caso no es difícil ver el conducto auditivo eritematoso, inflamado, lleno de suciedad y con el epitelio descamado.

Tratamiento

En ningún caso debemos intentar solventar esta dolencia por nuestra cuenta ni ponernos a limpiar el oídio ya que el remedio será, casi seguro, mucho peor que la enfermedad.

Lo mejor es acudir al médico que, si lo considera necesario, recurrirá a un antibiótico aplicado en gotas, ya que los antibióticos por vía oral no son efectivos para esta dolencia.

En cualquier caso, si la otitis externa aguda es leve, lo recomendable es comenzar por eliminar por completo la suciedad almacenada en la zona, y hacerlo con manos expertas y muy probablemente mediante aspiración.

Después, lo más habitual, según considere necesario el doctor, es la aplicación de antibióticos y corticosteroides tópicos. Está contraindicada la irrigación del conducto con agua.

Si se trata de una otitis externa moderada requerirá además la aplicación de una solución o suspensión antibacteriana. Y si la inflamación es importante, debe colocarse en el conducto auditivo una mecha de drenaje impregnada con antibiótico.

Si llegamos a un estado de otitis externa grave puede requerir la administración de antibióticos sistémicos, y durante las primeras 24 a 48 horas puede ser necesario un analgésico, o un medicamento antiinflamatorio no esteroideo.

Trucos

Un truco para prevenir la otitis externa podría ser la irrigación de los oídos con una mezcla 1:1 de alcohol fino y vinagre (siempre que el tímpano esté intacto) inmediatamente después de nadar. El alcohol ayuda a eliminar el agua (la evapora) y el vinagre altera el pH del conducto.

El uso de bastoncillos de algodón u otros instrumentos en el conducto está totalmente desaconsejado.

También es importante mantener seco el oído, y el uso del gorro de baño puede ayudar mucho. Y en algunos casos, brevemente y con infinito cuidado, se podría usar un secador de pelo a baja velocidad y temperatura para reducir la humedad en el conducto.

Noticias relacionadas