BuscandoRespuestas

Responde el doctor

¿El aire acondicionado en directo puede paralizar un músculo?

10 agosto, 2020

Es uno de los bulos que todos los veranos aparece y que casi siempre se cuenta en segunda persona: «Tengo un amigo que iba en el coche con el aire acondicionado a tope dándole en la cara y…» La historia acaba con que el amigo se quedó con una parálisis facial importante provocada por el aire frío enfocado en la cara. Y en su versión fuerte añaden que sigue sin recuperar el movimiento.

Pues bien, la respuesta a la pregunta es ‘NO’. No se puede paralizar ninguna parte del cuerpo por un continuo uso del aire acondicionado. Lo más grave que puede pasar es que se forme una contractura por la exposición continuada de una parte del cuerpo al aire frío.

Si el frío es muy intenso podemos pensar que la zona se ha quedado dormida. Se produce una sensación rara en el nervio, un entumecimiento. Pero es eso, una sensación, ya que el musculo se sigue moviendo.

¡SÚMATE A NUESTRA COMUNIDAD!

Podrás escuchar nuestros podcast, recibir un boletín semanal con las novedades, escribir comentrios, enviar preguntas…

Lo más grave que puede pasar con la exposición a este aire frío es que se produzca una contractura. Y que ocurra en el cuello, por ejemplo, es algo muy frecuente, molesto, doloroso e incluso ‘paralizador’ de nuestra actividad habitual. Pero no provoca una parálisis el aire acondicionado.

Si nos da el frío en una zona podemos experimentar cómo se entumece el nervio, pero no se paraliza. La recuperación por su parte es tan rápida como apagar el aire. Y si se mueve la zona, la sensación desaparecerá antes, pero nada más.

En el caso de una contractura hay que ponerse calor y tomarse un anti inflamatorio, además de evitar que nos siga pegando en directo, en esa misma zona, el chorro de aire, ya que a mayor tiempo de exposición es más fácil que la lesión empeore y sea más grave y duradera en el tiempo.

Pero puestas las debidas precauciones que siempre debemos tener con el aire acondicionado, la realidad es que el aire causa más problemas de catarros por cambios bruscos de temperatura que de cualquier otro tipo. Así que lo más probable que te pase si estás expuesto un tiempo prolongado al aire es que pilles un buen catarro.

De ahí la recomendación de llevar una pequeña chaqueta y ponérnosla cuando vayamos a entrar desde la calle en lugares en los que el cambio de temperatura suele ser muy brusco. Como centros comerciales, cines, algunos restaurantes…