Lo último que sabemos científicamente sobre el COVID-19 - BuscandoRespuestas

BuscandoRespuestas

Responde el doctor

Lo último que sabemos científicamente sobre el COVID-19

  • Un resumen de lo dicho esta semana en tres publicaciones que sólo hablan de evidencias científicas: Uptodate, New England y Science

16 marzo, 2020

Berny Spa
Boston

Para conocer las últimas noticias científicas sobre el coronavirus hemos recurrido a una de las publicaciones médicas más importantes en el mundo: Uptodate.

Uptodate cuenta con más de 7.100 autores, editores y revisores médicos de renombre mundial que utilizan un riguroso proceso editorial para sintetizar la información médica más reciente en recomendaciones confiables y basadas en evidencia.

Más de 1.9 millones de médicos en más de 190 países confían en UpToDate para tomar las mejores decisiones de atención y mantenerse al día.

¡SÚMATE A NUESTRA COMUNIDAD!

Podrás escuchar nuestros podcast, recibir un boletín semanal con las novedades, escribir comentrios, enviar preguntas…

Por eso nos hacemos eco en BuscandoRespuestas.com de las últimas investigaciones sobre el coronavirus recogidas por el Uptodate el pasado Viernes, 13 de marzo.

Una publicación que habla solo de evidencias científicas y que está escrita para medicos.

Esta es una síntesis de lo que decía el vienes:

Empieza hablando de la distribución geográfica del COVID-19 y explica que, desde los primeros casos reportados en Wuhan, una ciudad en la provincia de Hubei, China, a finales de dos mil diecinueve, más de ochenta mil pacientes con COVID-19 ha sido publicados en China.

Todos ellos son casos confirmados con técnicas de laboratorio, así como casos diagnosticados clínicamente en la provincia de Hubei.

La mayoría de los trabajos han sido de Hubei y de las provincias colindantes. Pero también numerosos casos han sido reportados en otras provincias y municipios a través de todo China.

En los Estados Unidos ha habido varios brotes de COVID-19 con transmisión local que han sido identificados a través de todo el país.

Transmisión:

Nuestro conocimiento del riesgo de transmisión es incompleto. Investigaciones epidemiológicas en Wuhan al comienzo de la epidemia, identificaron una ‘seriación’ con el mercado que vendía animales vivos y donde la mayor parte de los pacientes que habían trabajado o que lo habían visitado, subsecuentemente desarrollaron la enfermedad.

Después, el brote progresó con diseminación de persona a persona, que fue la forma de transmisión más importante.

Se piensa que ocurre fundamentalmente por las gotitas de saliva, semejando a como se disemina el virus de la gripe.

En la transmisión por estas gotitas, el virus se libera en las secreciones del tracto respiratorio cuando una persona con infección tose, estornuda o habla.

Puede infectar a otra persona cuando esas partículas tienen contacto directo con las membranas mucosas. Pero la infección también ocurre si una persona toca una superficie infectada y después se lleva las manos a los ojos, nariz o boca.

Las partículas de saliva típicamente no viajan más allá de seis pies, es decir, cerca de dos metros. Y no permanecen estáticas en el aire, por lo que después de hablar, estornudar, etc. caen al suelo.

Las tasas reportadas de transmisión desde un individuo con síntomas varían por la localización y las intervenciones del control de la infección. De acuerdo con un comité de salud de China, la tasa de adquisición del COVID-19 oscila entre 1-5% entre cientos a miles de contactos estrechos de pacientes confirmados en China.

En los EE UU la tasa de contagio fue del 0,45% entre 445 contactos estrechos de diez pacientes confirmados. Es decir, que la tasa de contagiosidad en sí misma (por los primeros casos que ha habido hasta ahora mismo en Estados Unidos) no sería muy alta. (Morbidity and Morbality Weekly Report MMWR, 2020) Boletín epidemiológico oficial de EE.UU.

Los niveles de RNA del virus son mayores poco después de que comiencen los síntomas, comparado con los momentos tardíos de la enfermedad. Esto aumenta la posibilidad de que la transmisión puede ser más probable al principio, en los primeros estadíos de la infección, cuando el paciente ya está con fiebre, entre los días 4-7 de la enfermedad. Pero son necesarios mayores estudios para confirmar esta hipótesis.

Las tasas reportadas de transmisión desde individuos con infección sintomática varían.

La transmisión del SARS-Cov-2 o del COVID-19 de individuos asintomáticos, o bien de individuos en el periodo de incubación, también ha sido descrita. Sin embargo, la extensión por la cual esto ocurre permanece incierta.

Screenings serológicos a gran escala pueden ser capaces de proporcionar un mejor sentido de la repercusión que puede tener la transmisión de personas asintomáticas. Sin embargo, se añaden las siguientes citas:

1. New England, 5 Marzo 2020, carta al director:

El hecho de que pacientes asintomáticos puedan ser fuente potencial (de transmisión) del nuevo COVID-19 puede cambiar nuestras políticas de dinámicas de transmisión de esta epidemia.

La alta carga viral en esputo en un paciente convaleciente hace que surja la preocupación de que pueda haber una prolongada eliminación del virus después de que el paciente se recupere. Sin embargo, la viabilidad (capacidad que tendría ese virus en los pacientes convalecientes de ser infeccioso) del COVID-19 detectado por PSR en este paciente, no ha podido ser probada por medios de cultivos virales.

A pesar de estos conceptos, los 4 pacientes que fueron vistos en Munich tenían síntomas leves y fueron ingresados únicamente por motivos de salud pública, ya que las capacidades de un hospital son limitadas dado el actúal pico en el hemisferio norte.

2 SICENCE:

Los estudios que han alertado de que el nuevo coronavirus pueda ser transmitido por personas sin síntomas, son defectuosos. De momento no hay suficientes evidencias científicas (3. Febrero 2020).

¿Contagian los niños?

Un estudio previo reportó un niño de diez años asintomático infectado con COVID-19 pero que tenía anormalidades en el TAC. Si los hallazgos de este trabajo de transmisión presumida por un portador asintomático se confirman, la prevención del COVID-19 podría ser todavía un reto mayor.

El mecanismo por el cual los portadores asintomáticos pueden adquirir y transmitir el coronavirus requieren fuertes estudios.

Pero sí se sabe que los niños sí que pueden estar asintomáticos y transmitirlo (pueden tener el virus como portadores, sin síntomas, y transmitirlo a los abuelos).

(La transmisión asintomática ahora mismo ha sido comprobada en algunos pacientes, pero todavía son muy pocos dentro del cómputo general. Científicamente el número no es relevante ahora mismo y las medidas que se están tomando a nivel internacional y a nivel mundial no van por esa línea. Serían medidas aún más extremas si tuviésemos esa evidencia científica).

Noticias relacionadas