BuscandoRespuestas

AnalisisDestacadaDivulgaciónSalud

¿Bajar la tapa del retrete puede ayudarnos a frenar la difusión del coronavirus?

  • El SARS-CoV-2 se ha detectado en cantidades significativas en las heces, por lo que la transmisión fecal es una vía de contagio más
  • Cada vez que tiramos de la cadena sin bajar la tapa se producen una gran cantidad de aerosoles que pueden desplazarse hasta 6 metros
  • Nuestros cepillos de dientes tienen una alta presencia de bacterias fecales como E. coli ¡por no bajar la tapa del retrete a tiempo!
  • Especialmente problemáticos pueden ser los servicios de los hospitales, y los de estaciones o aeropuertos

06 agosto, 2020


Héctor Díaz-Alejo
Investigador de la Cátedra de Genética de la UCM

Durante estas últimas semanas estamos observando cómo el virus tiene gran capacidad de propagarse en bares y discotecas. Son docenas los nuevos brotes ligados a estos locales, por lo que conviene extremar la precaución.

Y a fuer de ser pesado, hay que volver a insistir en que para poder controlar la expansión es imprescindible hacer caso a las ya más que escuchadas recomendaciones: guardar la distancia de seguridad, evitar lugares cerrados, lavarse frecuentemente las manos y, sobre todo, utilizar mascarilla.

Pero hay un sutil aliado al que históricamente no se le ha prestado mucha atención y que, sin embargo, podría prevenir el contagio tanto en bares como en nuestra propia casa: la tapa del retrete.

¡SÚMATE A NUESTRA COMUNIDAD!

Podrás escuchar nuestros podcast, recibir un boletín semanal con las novedades, escribir comentrios, enviar preguntas…

El SARS-Cov2, virus causante de la covid-19, se ha detectado en cantidades significativas en las heces de personas infectadas, por lo que la transmisión fecal es considerada una vía de contagio más.

La desinfección de los baños, principalmente en lugares públicos o muy concurridos, es muy importante para poder prevenir nuevos contagios.

Pro vamos a aportar una novedad que no por curiosa deja de ser realmente importante: tan solo bajando la tapa del wáter a la hora de tirar de la cadena podríamos estar cortando en gran medida la difusión del virus por el ambiente.

Va en serio. Cada vez que tiramos de la cadena sin bajar la tapa se producen una gran cantidad de aerosoles que pueden llegar hasta a 6 metros de distancia en un espacio cerrado.

Diversos estudios han demostrado la capacidad de los retretes para difundir en el ambiente bacterias patógenas, siendo particularmente preocupante en hospitales donde personas inmunocomprometidas podrían infectarse con enfermedades que pusieran en serio riesgo su vida.

Incluso se ha observado que nuestros cepillos de dientes tienen una altísima presencia de bacterias fecales como E. coli, ¡a causa de no bajar la tapa del retrete a tiempo!

Es por ello que, al encontrarse el SARS-Cov2 en las heces de los infectados, este elemento cobra una importancia real en la situación que vivimos actualmente.

Hay lugares clave donde se hace un gran uso de los servicios, como restaurantes, bares y discotecas. Pero también otros sitios con gran afluencia de personas como son las estaciones o aeropuertos, en los que el virus tendría una gran capacidad para difundirse en los servicios.

Si una persona infectada ha utilizado uno de esos retretes y, a la hora de tirar de la cadena no ha bajado la tapa, los aerosoles, microgotas producidas al moverse el agua de desecho, se dispersarían por todo el wc. Y junto a estas gotitas de agua viaja el virus, haciendo de los servicios una potencial fuente de infección tan solo con entrar en ellos.

Si además la estancia no cuenta con un sistema de renovación del aire adecuado, sea ventilación natural o mecánica, el virus podría concentrarse paulatinamente más en el ambiente, haciendo de esos servicios una bomba contagiadora.

Por ello se debería recomendar encarecidamente bajar la tapa del wáter tras hacer uso de él, como otra manera tan simple como eficaz de que el virus disminuya su circulación.

Noticias relacionadas