BuscandoRespuestas

DestacadaSalud

¿Qué debo saber si un mal día (ojalá que no) me dicen que tengo que ingresar en la UCI?

  • Datos del Ministerio de Sanidad aseguran que el 45,3% de las camas disponibles en UCI están ocupadas por pacientes de Covid-19
  • Según la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias, el 76% de los pacientes críticos de Covid-19 requieren ventilación asistida

09 febrero, 2021


Rebeca Gil
BuscandoRespuestas

 

Con más de dos millones de contagiados en España desde que comenzó la pandemia del coronavirus, el número de personas que han estado, están y, desgraciadamente, estarán en la Unidad de Cuidados Intensivos de un hospital se ha multiplicado.

Ahora mismo, según los datos que facilita el Ministerio de Sanidad, el 45,3% de las camas disponibles de las UCI están ocupadas por pacientes de la Covid-19.

¡SÚMATE A NUESTRA COMUNIDAD!

Podrás escuchar nuestros podcast, recibir un boletín semanal con las novedades, escribir comentarios, enviar preguntas…

Si tenemos en cuenta que hay otras patologías e intervenciones quirúrgicas que requieren el traslado de pacientes a estas unidades, podemos hacernos una idea de la situación crítica de las UCI españolas.

Más aún si tenemos en cuenta que los pacientes de coronavirus que ingresan en UCI pasan una media de 14 días allí.

Por eso reducir al máximo el tiempo de ingreso es esencial tanto para la salud del paciente como para la situación hospitalaria.

Por ello, y como cualquiera podemos ser ingresados en una unidad de cuidados intensivos, el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Madrid ofrece algunas recomendaciones en el caso de que tengamos que pasar ese mal trago.

  • Lo primero es estar tranquilo para no agravar los síntomas. En la medida que se pueda, claro. Y aunque quizás no sea muy obvio, es sin duda una de las medidas más importantes y difíciles, porque dejarse llevar por la ansiedad y el miedo que provoca el ingreso en la UCI puede complicar aún más la situación..

Aurora Araujo Narváez, decana del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (CPFCM), recuerda que el enfermo que ingresa en una UCI o en un hospital está en manos de un completo equipo de profesionales que cuida de su salud y que le va a atender en todo momento para que se recupere cuanto antes y en las mejores condiciones.

  • ¿Cómo mantener la calma? Recordando que en estas unidades cuenta con médicos, enfermeras, técnicos auxiliares y celadores, especializados para estar atentos a cualquier incidencia del paciente las 24 horas del día.
  • Explicar bien cómo nos encontramos. Aunque pueda parecer sorprendente, la situación hace que muchas veces el paciente piense que se encuentra mejor de lo que realmente está (también puede ocurrir lo contrario) y es esencial que explique al profesional sanitario de forma lo más clara posible qué síntomas tiene. En función de si hay dolor, o fatiga, o sensación de falta de aire, el profesional podrá actuar de la forma más eficaz. No hay que hacerse el héroe ni quitar o añadir importancia. Él será quién decida lo que es importante. usted limítese a describir la realidad de lo que siente.
  • Los aparatos son fundamentales aunque sean incómodos. Al ingresar en UCI a causa del coronavirus los sanitarios que nos atienden nos conectarán distintos dispositivos para comprobar de forma continua nuestro estado de salud. Entre estos aparatos está el pulsioxímetro, que mide nuestro nivel de oxígeno en sangre. Es incómodo, pero no se debe retirar nunca salvo que lo indiquen los médicos.
  • Hay que armarse de paciencia. Los pacientes de Covid en estado crítico suelen tener muchas dificultades para respirar. Para paliarlo, los profesionales de la UCI suelen poner al enfermo boca abajo (pronación). Es una posición incómoda pero que va a permitir que el enfermo respire mejor.

Recuperar la capacidad pulmonar

Según los datos ofrecidos por Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias, el 76% de los pacientes críticos de Covid-19 requieren ventilación asistida. Un hecho que convierte en fundamental la labor que realizan los fisioterapeutas para conseguir la recuperación de la capacidad pulmonar o la disfagia. Un trabajo esencial para acelerar la recuperación del paciente.

Porque la intervención de los fisios puede reducir hasta dos días la estancia en UCI, con lo que supone esto para el paciente desde el punto de vista anímico y de recuperación.

Cuando la situación vaya mejorando, o mejor dicho, cuando esté indicado, el paciente recibirá la visita de un fisioterapeuta, que le ayudará a recuperar la movilidad, la fuerza y a mejorar la respiración, después de tantos días sin moverse ni respirar por sí solo.

En ese momento es conveniente que le pregunte las dudas que pueda tener, además de realizar los ejercicios que le enseñe. En breve se sentirá mejor y menos fatigado.

Seguir las indicaciones de los fisioterapeutas puede ayudar al paciente a salir antes de la unidad de cuidados intensivos, lo que en tiempos de pandemia no sólo afecta a la recuperación anímica sino que, además, “ayuda a descongestionar el sistema de Salud, dejando camas libres para otras personas en peor estado y que puedan requerir su ingreso”, señala la decana del CPFCM.

Y una ventaja más derivada de la reducción de los tiempos de ingreso en UCI es la económica. Y es que hay que tener en cuenta que el coste de la estancia diaria en estas unidades es de unos 1.500 euros.

 

Noticias relacionadas