BuscandoRespuestas

Salud

¿Qué es ECMO, la máquina que sigue salvando vidas de pacientes Covid?

  • Membrana de oxigenación extracorpórea: un aparato capaz de proporcionar soporte cardíaco y respiratorio durante un periodo de días, e incluso semanas
  • El perfil del paciente que necesita transporte ECMO es una persona joven, sin comorbilidades importantes y con un evento agudo reversible

17 marzo, 2021


Redacción

La gravedad a la que han llegado y llegan algunos pacientes afectados por la Covid-19 ha hecho que un sistema bastante desconocido para casi todos se haya convertido en un elemento clave de atención al paciente en las UCI de España.

Se trata de la ECMO, acrónimo derivado del inglés (ExtraCorporeal Membrane Oxygenation). Un sistema de asistencia mecánica, circulatoria y respiratoria extracorpórea. Un aparato capaz de proporcionar soporte cardíaco y respiratorio durante un periodo de días, e incluso semanas, en caso de que el paciente sufra una insuficiencia cardíaca o respiratoria que no responda a los tratamientos convencionales.

Es decir, es un sistema externo capaz de sustituir la función cardiaca y respiratoria de un paciente en casos muy críticos.

¡SÚMATE A NUESTRA COMUNIDAD!

Podrás escuchar nuestros podcast, recibir un boletín semanal con las novedades, escribir comentarios, enviar preguntas…

ECMO, un sistema adaptado a la Covid-19

Hasta la pandemia, estas máquinas se utilizaban como puente para mantener al paciente durante un trasplante cardíaco, o para permitir la recuperación en un trasplante de pulmón.

Su complejidad es tal que resulta imprescindible que el personal sanitario encargado del ECMO, los intensivistas principalmente, tenga una formación y un entrenamiento para asegurar la efectividad y los buenos resultados.

A esta complejidad hay que sumar que durante la pandemia ha habido que trasladar de forma habitual estos sistemas entre hospitales, puesto que no todos los centros sanitarios disponen de estos dispositivos.

Tal y como explica el doctor Jordi Riera, director del Programa ECMO Adulto del Hospital Vall d’Hebron, este transporte se ha tenido que adaptar a los protocolos COVID- 19:

“Tenemos nuevas dificultades como la necesidad de usar equipos de protección individual, que pueden entorpecer en cierto grado el movimiento y la visión. También la técnica en sí se ha modificado”, prosigue.

Las dificultades de traslado son importantes. Por ejemplo, cuando se lleva a cabo en un avión, hay que tener en cuenta, además, el reducido espacio de la cabina.

“Limita los movimientos y los cambios de posición de los elementos intervinientes. Hay que ser muy meticulosos en el mantenimiento de las medidas de prevención de contagio de los operadores y es esencial una planificación cuidadosa y una adecuada comunicación”, dice el doctor Riera.

Tal y como explica el doctor, “el perfil del paciente que necesita transporte ECMO es joven, sin comorbilidades importantes y con un evento agudo reversible”.

Las cifras que ofrecen desde la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC), avalan el trabajo incansable de los intensivistas durante toda la pandemia.

El Hospital Vall d’Hebron lleva 83 casos desde que comenzó la pandemia, con 57 pacientes COVID-19 asistidos con ECMO y más de 50 desplazamientos para canulación y transporte desde otro centro.

La supervivencia al alta hospitalaria es superior al 60%, lo que sitúa a este centro en la vanguardia de los ECMO Centers de todo el mundo, tanto en número de casos como en resultados.

En Madrid, el Hospital Universitario Puerta de Hierro ha puesto 24 ECMO desde el comienzo de la pandemia, con una mortalidad del 50 %. Han trasladado de otros hospitales a 13 pacientes que requerían ECMO, de los que 8 lo hicieron con el soporte ya puesto desde el hospital de origen.

El Hospital Universitario de Cruces en Baracaldo ha registrado en 2020 un total de 20 pacientes COVID-19 que han requerido ECMO, con una supervivencia del 50%. Son dos tercios de todas las ECMO que han sido requeridas y se ha realizado transporte ECMO para 25 pacientes.

Por su parte, el Hospital Universitario La Fe de Valencia ha realizado 14 asistencias con ECMO en pacientes COVID-19 a lo largo de la pandemia. En 13 de ellos hubo desplazamiento para colocar el ECMO en el hospital de procedencia, con una tasa de fallecimiento del 38%.

“La COVID-19 nos ha obligado a reorganizar equipos y estructuras para poder realizar los transportes, tanto de pacientes críticos en general como de ECMO en particular. Potenciar estos equipos y el trabajo en red entre centros y Autonomías mejora la calidad asistencial y la seguridad en la atención al paciente.

Son factores que deberían quedarse una vez pase la pandemia”, explica el doctor Eduard Argudo, coordinador adjunto del GT Transporte Crítico e intensivista especializado en transporte en ECMO en el Hospital Vall d’Hebron.

Noticias relacionadas