BuscandoRespuestas

Salud

El coronavirus ha hecho que nos automediquemos menos

  • Los hombres son un poco más propensos a automedicarse que las mujeres. Y por edades, los menores de 38 años

08 febrero, 2021


Rebeca Gil
BuscandoRespuestas

Te puede interesar: ‘¿Te crees lo que Internet “te diagnostica”? Eres un cibercondríaco’

Un catarro, un dolor de cabeza, picor de ojos, erupciones cutáneas, son patologías leves y muy comunes. Como ante cualquier enfermedad, lo mejor sería que un profesional médico nos echara un vistazo y prescribiera un tratamiento, o no. Pero, precisamente la escasa gravedad de los síntomas nos lleva a elegir por nuestra cuenta qué medicamento debemos tomar. Nos automedicamos y esto puede tener consecuencias.

El Colegio de Farmacéuticos de Barcelona enumera los principales problemas derivados de la automedicación:

¡SÚMATE A NUESTRA COMUNIDAD!

Podrás escuchar nuestros podcast, recibir un boletín semanal con las novedades, escribir comentarios, enviar preguntas…
  • En primer lugar, la toxicidad, ya que el consumo de fármacos sin control ni prescripción sanitaria puede provocar reacciones adversas o intoxicaciones.
  • En segundo lugar, puede que lo que tomemos sea absolutamente ineficaz ya que la patología no responda al principio activo que estamos consumiendo.
  • También puede crearnos dependencia o adicción a los medicamentos.
  • Puede enmascarar procesos clínicos graves, lo que supondría un retraso en el diagnóstico y tratamiento de la patología.
  • Se pueden producir interacciones con otros medicamentos, plantas o alimentos que estemos tomando.
  • Incluso, puede haber una potenciación o disminución del efecto del medicamento.

Y, por último, si lo que tomamos sin la supervisión de un especialista son antibióticos, podemos crear resistencia a los mismos.

Afortunadamente, los españoles cada vez nos automedicamos menos. En concreto, el autoconsumo de fármacos ha disminuido un 32% respecto al año pasado, aunque un 23% asegura que todavía lo hace.

El principal motivo de esta nada recomendable práctica es el tratar enfermedades que consideramos poco graves, tal y como declaran 7 de cada 10 encuestados que reconocen automedicarse.

El resto aseguran que sólo lo hacen con el consejo del farmacéutico, o por no perder tiempo en acudir a la consulta de su médico. Está ultima razón ha crecido este año un 17%.

Y es que, en un año tan complicado sanitariamente hablando, el 50% de los encuestados asegura haber dejado de asistir al médico de forma presencial.

Un dato bastante preocupante que arroja este estudio de salud es que más de la mitad de los encuestado que se automedican lo hacen por recomendación de alguien, que en muchos de los casos no es ni farmacéutico.

Y es que un 8,7% de estas personas se fían de los anuncios de televisión, el 6,5% busca tratamiento en internet y el 2,7% se deja aconsejar a través de perfiles en redes sociales de famosos o influencers.

Te puede interesar: ‘Demostrado: dudar de la virilidad de un hombre lo puede volver agresivo’

Productos de cosmética, tés, productos de adelgazamiento o suplementos para el crecimiento o fortalecimiento de pelo y uñas son los productos que más se compran por recomendación de estos perfiles sociales.

¿Qué tipo de medicamentos son los que más se consumen sin prescripción médica?

El ranking lo encabezan los productos para resfriados o catarros (72,7%), seguidos muy de cerca por los fármacos destinados a síntomas o dolores no asociados a una enfermedad como dolores de cabeza, musculares, estrés o insomnio.

También es muy común el autoconsumo de medicamentos destinados al tratamiento de problemas digestivos leves, como la acidez, el estreñimiento o las diarreas, así como los que tratan infecciones puntuales, conjuntivitis o candidiasis.

Las cremas y demás productos para la piel son comprados sin prescripción por el 19,60% de los españoles que se automedican. Son artículos que normalmente se usan para tratar eccemas, dermatitis atópica o rosácea.

Lo que sí ha crecido este año es la demanda de fármacos para enfermedades crónicas o recurrentes como la artritis, la alergia primaveral o la diabetes. Este año se ha alcanzado un 10,8% frente al 6,3 del año pasado.

Por último, el estudio de la multinacional de seguros Aegon revela que los hombres son un poco más propensos a automedicarse que las mujeres. Y por edades, son los menores de 38 años los que compran productos sin pasar antes por el profesional sanitario.

En definitiva, y aunque los datos muestran que el consumo de medicamentos cada vez es más responsable, hay que insistir en que no dejan de ser fármacos, y que son los especialistas en medicina los que nos deben indicar qué tomar, cómo y cuándo.