BuscandoRespuestas

DestacadaSalud

La vacuna contra todos los coronavirus conocidos está más cerca que nunca

  • Un estudio llevado a cabo por científicos del Instituto de Investigación Scripps confirma que están más cerca de encontrar una vacuna viable capaz de inmunizarnos ante cualquier tipo de coronavirus.
  • Confirmado: la exposición previa del sistema inmunológico a los coronavirus que causan el resfriado afecta la respuesta inmunitaria al COVID-19.

01 junio, 2021

Sergio F. Núñez

Científicos del Instituto de Investigación Scripps, inmersos en el estudio de cómo la exposición previa del sistema inmunológico a los coronavirus que causan el resfriado impacta o no en la respuesta inmune al COVID-19, acaban de descubrir un anticuerpo de coronavirus con reactividad cruzada que se desencadena durante una infección por COVID-19.

Y es que, con datos previos a la pandemia de COVID-19 contra la que aún hoy peleamos, según la información que maneja el Instituto de Investigación Scripps, la mayoría de los estadounidenses ya habían estado enfermas a causa de algún tipo de coronavirus.

Te puede interesar: La vacuna aumenta casi 700 veces los anticuerpos de quienes han pasado la Covid-19

¡SÚMATE A NUESTRA COMUNIDAD!

Podrás escuchar nuestros podcast, recibir un boletín semanal con las novedades, escribir comentarios, enviar preguntas…

Son al menos cuatro coronavirus de la familia del SARS-CoV-2 los que causan resfriado común.

Estos hallazgos, lo que hacen pensar a los científicos, es la más que probable posibilidad de encontrar una vacuna o un tratamiento con anticuerpos que sea capaz de funcionar contra la mayoría o contra todos los tipos de coronavirus existentes.

«Al examinar las muestras de sangre recolectadas antes de la pandemia y compararlas con muestras de personas que habían estado enfermas de COVID-19, pudimos identificar los tipos de anticuerpos que reaccionaron de forma cruzada con los coronavirus benignos, así como con el SARS-CoV-2», señala el autor principal Raiees Andrabi, PhD, investigador del Departamento de Inmunología y Microbiología.

Y aún hay más: En pruebas posteriores realizadas para seguir cribando las opciones reales de que ese tratamiento sea factible, los científicos acabaron por demostrar que su anticuerpo fue capaz también de neutralizar al SARS-CoV-1, el coronavirus que causa el síndrome respiratorio agudo severo (SARS).

«El descubrimiento puede ser un paso importante en el desarrollo de una vacuna contra el pan-coronavirus, que podría proteger contra posibles coronavirus que surjan en el futuro», señala el presidente de Inmunología de James and Jessie Minor en el Departamento de Inmunología y Microbiología en Instituto de Investigación Scripps, el PhD Dennis Burton.

El estudio ha sido publicado en la revista científica Nature Communications.

La vacuna contra todos los coronavirus conocidos está más cerca

El futuro (¿y el fin?) de los coronavirus

Los avances señalan la posibilidad de descubrir ese tratamiento global contra cualquier tipo de coronavirus.

Según el equipo científico del Instituto de Investigación Scripps, han podido definir que ese anticuerpo descubierto, de reacción cruzada, es probable que haya sido producido por las conocidas como célula B de memoria.

Ésta, es un subtipo de célula B que se forma tras la primera infección. Su existencia es fundamental ya que es capaz de generar la respuesta inmunitaria más robusta en caso de reinfección.

Recuerdan la amenaza inicial de la enfermedad y acaban circulando por nuestro torrente sanguíneo durante décadas para volver a actuar en caso de ser necesario.

Y es esa la clave para pensar que, al existir en el organismo de quienes han pasado un resfriado común, puede la ciencia servirse de ella para encontrar el tratamiento para el fin de los coronavirus.

«Nuestra identificación de un anticuerpo de reacción cruzada contra el SARS-CoV-2 y los coronavirus más comunes es un avance prometedor en el camino hacia una vacuna o terapia de acción amplia», confirma el PhD Dennis Burton.

La prevención es la mejor vacuna

Apostar por la investigación y llegar al punto de ser capaces de anticiparse a enfermedades venideras es el objetivo del próximo estudio que llevará a cabo este equipo científico.

«Es probable que vuelva a surgir otro coronavirus mortal en el futuro, y cuando lo haga, queremos estar mejor preparados«, dice Burton del Departamento de Inmunología y Microbiología en el Instituto de Investigación Scripps.

Te puede interesar: Se identifican por primera vez células T de memoria contra el SARS-CoV-2 en la sangre y en los pulmones

La nueva nomenclatura de las vacunas contra el coronavirus

En lo que se refiere a los coronavirus actuales, concretamente a la COVID-19 que lleva más de un año poniendo el mundo patas arriba, las autoridades sanitarias además de seguir luchando contra ella, han tomado la determinación de cambiar la nomenclatura de la diferentes cepas o variantes que van surgiendo a lo largo y ancho del mundo.

La Organización Mundial de la Salud toma como suyo ahora el sistema de nomenclatura basado en las letras griegas que acaban de ser liberadas de la función de designar a los huracanes por medio de la Organización Meteorológica Mundial.

La decisión de pasar a llamar la variante B.1.1.7 como Alpha y a la B.1.617.2 como Delta, es para dejar de nombrarlas como cepa británica o cepa sudafricana, lo que a ojos de la OMS acabará por imponer un sesgo social.

Además de facilitar el hablar de ellas tanto en los medios de comunicación como en las conversaciones del día a día, permitirá acabar con ese determinante racial que les venía dado por el lugar en el que fueron descubiertas. Algo considerado por la ciencia y por la OMS como estigmatizante.

En cierto modo, se estaría castigando a nivel global a aquellos países que invierten en secuenciación del genoma que hace saltar las alarmas para un país sobre una mutación que pudiera haber surgido en cualquier otro lugar del mundo.

Un avance más en la forma de tratar y analizar la pandemia de COVID-19 que quien sabe, si con el desarrollo médico del Instituto de Investigación Scripps pudiera ser la última causada por un coronavirus.

Noticias relacionadas