BuscandoRespuestas

DestacadaSalud

Los fumadores sufren más accidentes al volante

  • Se ha analizado menos es la vinculación del tabaco como factor de riesgo respecto a los accidentes de tráfico.
  • A una velocidad de 100 km/h, se recorren 113 metros durante los 4.1 segundos que se tarda en encender un cigarrillo.

28 mayo, 2021

Rebeca Gil

Problemas cardiovasculares, pulmonares, cáncer, envejecimiento…. La lista de los efectos negativos del tabaco es interminable. Y todos, absolutamente todos los médicos, sea cual sea su especialidad, van a recomendar prescindir de este mal hábito.

Sus fatales consecuencias han sido estudiadas a fondo y su vinculación como factor de riesgo de muchísimas patologías está claramente demostrado. Pero un aspecto que, tal vez, se ha analizado menos es la vinculación del tabaco como factor de riesgo respecto a los accidentes de tráfico, a pesar de que este tipo de siniestro es la primera causa de muerte entre personas de entre 5 y 44 años, ocasiona el 60% de las lesiones medulares severas y provoca el 40% de las minusvalías.

Te puede interesar: Fumar multiplica por 4 el riesgo de padecer artritis reumatoide

¡SÚMATE A NUESTRA COMUNIDAD!

Podrás escuchar nuestros podcast, recibir un boletín semanal con las novedades, escribir comentarios, enviar preguntas…

Por ello han sido los especialistas en neumología, principales conocedores de las consecuencias de fumar, los que han realizado un estudio observacional, transversal y multicéntrico titulado «Efectos del tabaquismo sobre la seguridad vial», liderado por la doctora Josefa Rojas Villegas, de la Unidad de Gestión Clínica de Prevención, Promoción y Vigilancia de la Salud. AGS Jerez, Costa Noroeste y Sierra de Cádiz.

Pues bien, este estudio ha concluido que existe una mayor prevalencia de accidentes de tráfico en los conductores fumadores, tanto hombres como mujeres, sin que se asocien factores de riesgo añadidos, como patologías o fármacos que interfieran durante la conducción de vehículos.

A través de entrevistas, los expertos analizaron datos demográficos, de consumo de tabaco y antecedentes de siniestralidad durante la conducción y concluyeron que el porcentaje de fumadores que habían sufrido accidentes fue de 40%, frente al 32,8% en los exfumadores y 31,1% en los no fumadores.

Fumar reduce la atención

Fumar al volante puede interferir durante la conducción, ya que impide llevar las dos manos en el volante. Para que nos hagamos una idea, los neumólogos de ponen un ejemplo muy ilustrativo: a una velocidad de 100 km/h, se recorren 113 metros durante los 4.1 segundos que se tarda en encender un cigarrillo.

La pérdida de atención durante esos esos segundos para encender un pitillo podría causar salidas de la vía o la incapacidad de reacción ante cualquier imprevisto que pudiera producirse en ese momento, un frenazo, un reventó de rueda, el cruce de un animal…

Te puede interesar: ¿Conoces los peligros del «tabaco de tercera mano»?

Pero no sólo es hablamos de dejar de sujetar el volante con las dos manos. El doctor José Gregorio Soto Campos, Jefe de Servicio de Neumología del Hospital de Jerez y miembro de SEPAR explica que «el humo puede causar irritación en los ojos, y se ha descrito que inhalar monóxido de carbono (CO) puede disminuir la atención y el nivel de vigilancia».

Además, la caída de la ceniza o, incluso, un cigarrillo encendido, pueden ser importantes distractores. Curiosamente, los fumadores aparentemente presentan mayores comportamientos de riesgo. Y lo de llevar la ventanilla abierta también puede ser un elemento más que pongan en riesgo la seguridad vial.

El estudio también concluyó que la prevalencia de accidentes de tráfico en exfumadores se iguala a la de los no fumadores.

Los expertos en neumología de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica están tan convencidos de la importancia del tabaco en la conducción que el doctor Soto apunta a que «los profesionales del primer nivel asistencial debemos considerar los accidentes de tráfico como una enfermedad evitable. En nuestras historias clínicas, deberíamos incluir la pregunta ‘¿Conduce usted?’ y a partir de la respuesta, aconsejar y orientar a los pacientes sobre la gran conducta de riesgo que el tabaquismo representa”.

Noticias relacionadas