BuscandoRespuestas

DestacadaSalud

La vacuna de Oxford reduce drásticamente los contagios y la primera dosis ya da una protección del 76%

  • El estudio hecho público hoy en la revista The Lancet, presenta dos grandes noticias para la lucha contra la pandemia del coronavirus
  • La primera es que esta vacuna funciona no solo para mantenernos a salvo, sino que además reduce drásticamente la transmisión
  • La segunda, fundamental en tiempos de escasez de vacunas, es que recomienda centrarse en poner la primera dosis a la mayor cantidad de personas, ya que es protectora desde el día 22 y muestra una protección sostenida del 76% durante tres meses

03 febrero, 2021


Peter Bridge
Londres

Investigadores de la Universidad de Oxford y AstraZeneca han publicado hoy un artículo en The Lancet que puede cambiar decisivamente la estrategia mundial de administración de esta vacuna. Un estudio realizado gracias a los nuevos datos que van conociendo tras la administración de la vacuna a miles de personas en el Reino Unido.

Según los nuevos datos, los científicos revelan que la eficacia de la vacuna es mayor según va pasando el tiempo, y que una sola dosis de la vacuna ya tiene una efectividad del 76% desde los 22 hasta los 90 días posteriores a la vacunación.

El artículo que se ha conocido esta mañana, es lo que en el mundo de la ciencia se conoce como un pre-print, es decir, que en estos momentos está siendo sometido a revisión y aún no ha sido aprobado por la prestigiosa revista para su publicación.

¡SÚMATE A NUESTRA COMUNIDAD!

Podrás escuchar nuestros podcast, recibir un boletín semanal con las novedades, escribir comentarios, enviar preguntas…

Pero los resultados dados a conocer por los investigadores de Oxford y AstraZeneca han sido calificados por el ministro de salud británico, Mat Hancock, como «absolutamente excelentes«.

Y en una entrevista concedida esta mañana a la BBC ha manifestado que «ahora sabemos que la vacuna de Oxford también reduce la transmisión y eso nos ayudará a todos a salir de esta pandemia. Los resultados vienen a darnos a todos la confianza de que esta vacuna funciona no solo para mantenerte a salvo, sino para evitar que transmitas el virus a otros«.

Los resultados, que incluyen información obtenida hasta el pasado siete de diciembre y recogen otros 201 casos de Covid-19, informan de una eficacia de la vacuna del 54,9% cuando han transcurrido menos de seis semanas, que se eleva al 82,4% cuando nos vamos por encima de las 12 semanas.

Una sola dosis ya es eficaz

El profesor Andrew Pollard, investigador jefe del ensayo de vacunas de Oxford y coautor, dijo que «este estudio respalda la recomendación de un intervalo de 12 semanas entre dosis, ya que los datos parecen demostrar que las personas están protegidas desde el día 22 a partir de aplicar la primera dosis de la vacuna».

Así que una de las principales aportaciones de este estudio, y una gran noticia para el mundo porque influye directamente en la forma de administrar la vacuna, es que los investigadores de Oxford y AstraZeneca llegaron a la conclusión de que una sola dosis de la vacuna tiene una efectividad del 76% para prevenir la Covid-19 sintomática durante los primeros 90 días (tres meses) contados a partir de la vacunación.

Los datos se midieron los tres meses posteriores a la administración de la primera inyección, pero sin incluir un período inicial de tres semanas necesario para que el sistema inmunológico haya actuado y la protección surta efecto.

De esta manera, los investigadores respaldan la estrategia que están siguiendo algunos países de priorizar el suministro de la mayor cantidad posible de primeras dosis de vacunas, sin preocuparse de que los vacunados reciban sus segundas dosis más tarde de lo que hasta ahora se pensaba como necesario.

Y es que tras este estudio se observa que la vacuna parece más eficaz cuando el intervalo entre las dos inyecciones es más largo que el intervalo de cuatro semanas originalmente previsto.

Los investigadores de Oxford y AstraZeneca observaron que entre los participantes de ensayos clínicos que recibieron dos dosis de concentración estándar con al menos tres meses de diferencia, la vacuna tuvo una efectividad del 82%, en comparación con el 55% de efectividad cuando las dosis se administraron con menos de seis semanas de diferencia.

Hasta el punto de que los investigadores afirman en las conclusiones del estudio que «una estrategia de vacunación que espacia las dosis en tres meses puede ser la óptima para la administración de la vacuna y más cuando o los suministros son limitados a corto plazo».

La vacuna tenía un 62 por ciento de efectividad cuando se administraba en dos dosis estándar, y ahora han encontrado una eficacia mucho mayor del 90% cuando la primera dosis de la vacuna se administró a la mitad.

Y es que los análisis exploratorios presentados en este preimpreso sugieren que es el intervalo de dosificación y no el nivel de dosificación lo que tiene un gran impacto en la eficacia de la vacuna. Esto está en línea con investigaciones anteriores que respaldan una mayor eficacia con intervalos de refuerzo más prolongados realizados con otras vacunas como la influenza, el ébola y la malaria.

Claro que las conclusiones de esta investigación no pueden extenderse al resto de vacunas, de las que aún no se conocen datos, pero algunos científicos ya están pidiendo que se retrase la segunda dosis de la vacuna hasta en 12 semanas, y se centren los esfuerzos en poner la mayor cantidad de primeras dosis que sea posible.

Los autores esperan poder dar en los próximos días datos sobre las nuevas variantes, y esperan que los hallazgos sean ampliamente similares a los que ya informaron otros desarrolladores de vacunas.

Noticias relacionadas