BuscandoRespuestas

Salud

¿Se está quedando el mundo sin material sanitario para frenar a la COVID-19?

 
  • Mascarillas y guantes, protagonistas en la lucha contra el virus desde el inicio de la pandemia.
  • La COVID-19 deja bajo mínimos la oferta de guantes de nitrilo.
  • La única y mayor fábrica de guantes de nitrilo sanitarios de Europa es española.

30 marzo, 2021

Redacción

Cuando la pandemia de coronavirus estalló en España en marzo de 2020, lo primero que hicimos todos, tal y como nos advirtieron las autoridades, fue enfundarnos los guantes.

El contagio venía, en ello se insistía entonces, por el contacto directo con nuestras manos, y por eso corrimos a las farmacias a por ellos.

De poco o nada servía, nos decían, cubrirnos la boca y la nariz con una mascarilla.

¡SÚMATE A NUESTRA COMUNIDAD!

Podrás escuchar nuestros podcast, recibir un boletín semanal con las novedades, escribir comentarios, enviar preguntas…

¿Recuerda aquellos momentos en los que íbamos a trabajar, salíamos a mover las piernas o hacíamos la compra con guantes, pero sin mascarilla?

Sin embargo, en cuestión de algunas semanas los guantes volvieron a desaparecer de nuestra vida diaria, evitando esa sensación de falsa seguridad que podían darnos en un inicio.

Los guantes, especialmente los de nitrilo, quedaron relegados a la importante función del uso sanitario. Salieron de los focos para seguir siendo fundamentales en esos lugares donde más se les necesita ahora y más se les necesitaba entonces: Hospitales, centros de salud, residencias…

Los guantes de nitrilo, fabricados a partir de polímeros sintéticos, están considerados como los más resistentes para estos usos gracias a su dureza, que evita que sufran ningún daño por culpa de pinchazos o punzadas.

Su resistencia química también es elevada gracias a la microrrugosidad, libre de polvo, de su superficie. El nitrilo es una goma sintética que tiene contenido cero en proteína de látex e incluso evitan cualquier tipo de reacción alérgica gracias a su composición.

Están pensados, como llevamos aplicándolos en el último año, para el desempeño de tareas en las que se haga imprescindible la manipulación de material contagioso o elementos químicos de riesgo.

Su composición les convierte en una barrea fantástica para los profesionales sanitarios en la lucha contra la propagación del virus de la COVID-19, además de las vacunas contra el coronavirus.

¿Se está quedando el mundo sin material sanitario para frenar a la COVID-19?

Alta demanda y baja oferta

La pandemia de la COVID-19 ha cambiado por completo nuestros usos y costumbres, y la alta y creciente demanda de guantes en todo el mundo es una consecuencia más de ello.

Allied Market Research, empresa con sede en Estados Unidos, estima que el mercado mundial de guantes desechables creció por encima de los seis mil millones y medio de dólares en 2020. Pero hay más. La previsión para el año 2027 es que las ventas anuales se sitúen muy próximas a los diecinueve mil millones de dólares.

Cada vez es más compleja la búsqueda con éxito de guantes de nitrilo para el uso sanitario.

La oferta satisface a duras penas la demanda como señala Sebastien Lenoble, director de la empresa holandesa Shield Scientific: “Tenemos centros de salud que nos llaman todos los días para intentar conseguir guantes. Vienen a nosotros porque están desesperados por encontrar guantes”.

La única fábrica de guantes de nitrilo sanitarios de Europa

El mercado mundial de guantes de nitrilo tiene su centro neurálgico en Asia.

Y es que, la fabricación de estos productos se realiza principalmente en el sureste asiático. Concretamente en Malasia. El país controla ya algo más del 60% de la producción mundial de guantes.

Por el contrario, en Europa, solo existe una fábrica que se encargue de la producción y fabricación de guantes de nitrilo sanitarios.

La única fábrica de guantes de nitrilo sanitarios de Europa es española.

Aunque se ubica en la ciudad portuguesa de Lisboa, es propiedad de Textil Béjar, matriz de Mascarillas Béjar (Salamanca), y se presenta como la gran opción del continente en la fabricación de este producto tan necesarios en centros sanitarios para la lucha contra el virus.

Para hacer frente a la creciente demanda, después de una inversión de 25 millones de euros, Textil Béjar pretende doblar la producción y pasar de los actuales 400 millones de guantes producidos al mes, a los más de 800 millones de guantes cada 30 día.

Máximos controles de seguridad, eficacia y tecnología avanzada para frenar la COVID-19, y que hasta ahora solo estaban presentes en el continente asiático.

Su aparición en el mercado, además, ayudará a estabilizar los precios, incrementados de manera notable desde marzo de 2020, y a mejorar los estándares de calidad de un producto que ha sido testigo de estafas y fraudes durante los últimos doce meses.

Noticias relacionadas