BuscandoRespuestas
DestacadaSalud

Varices: cómo se detectan, cómo se previenen y cómo podemos reducir el dolor

  • Si no se tratan, las varices pueden producir complicaciones. Por eso hay que evitar el sedentarismo, que es clave para prevenirlas
  • Actualmente existen tratamientos que son poco invasivos y facilitan una pronta recuperación.

07 septiembre, 2021

Rebeca Gil

Las varices en las piernas a menudo son consideradas un problema estético, sin embargo, detrás de ella puede haber un problema de salud.

La insuficiencia venosa crónica, nombre clínico de las varices, es una enfermedad frecuente en la población general, y aunque es más común en mujeres, los hombres no están exentos de presentar esta patología.

Te puede interesar: ¿Qué son las varices genitales? ¿Se pueden tratar?

¡SÚMATE A NUESTRA COMUNIDAD!

Podrás escuchar nuestros podcast, recibir un boletín semanal con las novedades, escribir comentarios, enviar preguntas…

Así que, la presencia de varices lejos de ser una preocupación meramente estética puede llegar a afectar considerablemente a la calidad de vida.

Como explica el jefe de la Unidad de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital Ruber Internacional de Madrid, doctor Pablo Gallo, con el tiempo pueden provocar molestias en las piernas:

  • Pesadez
  • Dolor
  • Sensación de calambres u hormigueo.
  • Hinchazón (edema) de las piernas.
  • Cambios de coloración de la piel.

Las varices, más intensas en verano

«Estas molestias suelen ser más intensas si pasamos periodos prolongados de pie y durante los meses de mayor calor», afirma el doctor.

Según el experto del Hospital Ruber Internacional, si la insuficiencia venosa crónica no se diagnostica ni se trata de manera oportuna, ésta puede llegar a producir complicaciones como son las ulceras venosas y la varicorragia, que es el sangrado de una vena varicosa. La razón es que se trata de venas frágiles y susceptibles a rotura.

«También se pueden presentar tromboflebitis que es una inflamación de la variz manifestándose como un cordón indurado y muy doloroso», explica el especialista.

Añade, además que no hay que olvidar que «en algunos casos la causa de las varices en las piernas puede deberse a varices en la pelvis (síndrome de congestión pélvica). Se debe sospechar cuando aparecen varices de repetición a pesar de realizar tratamientos en las piernas, o ante la presencia de varices genitales y cuando se acompañan de dolor pélvico crónico. En estos casos se deben estudiar las venas de la pelvis”.

Cuando se consideran las varices como una mera cuestión estética puede surgir dudas de a qué profesional acudir. Y tomar una mala decisión puede crear problemas a largo plazo.

Por eso es importante subraya que esta patología debe ser valorada por un especialista en angiología y cirugía vascular, «ya que inicialmente se debe valorar si existe insuficiencia venosa instaurada en los miembros inferiores o en la pelvis», afirma el doctor.

Las varices son más intensas si pasas muchas horas de pie o en los meses de calor
Las varices son más intensas si pasas muchas horas de pie o en los meses de calor

¿Cómo se tratan las varices?

No hay un tratamiento único. Serán el grado de insuficiencia venosa y las características de cada paciente los que determinarán el manejo más adecuado.

«Puede ser conservador, como el uso de soporte elástico, medicación y otras recomendaciones, sin olvidar el seguimiento, ya que es una enfermedad crónica que tiende a progresar», subraya Gallo.

Sin embargo, en algunos casos la insuficiencia venosa crónica (IVC) produce síntomas intensos que requieren realizar un tratamiento quirúrgico.

En opinión del doctor Pablo Gallo existen diferentes alternativas terapéuticas. La cirugía convencional, consistente en realizar incisiones, es muy invasiva y actualmente ha sido desplazada por otras alternativas que son técnicas endovasculares, como el láser o la radiofrecuencia.

La ventaja de estos tratamientos endovasculares es que son mínimamente invasivos y permiten tratar las varices de manera ambulatoria, bajo anestesia local y sin realizar incisiones.

«Esto contribuye a una recuperación más rápida, proporciona un excelente resultado estético y la incorporación a la vida laboral es inmediata», asevera el experto.

«Una vez tratada la causa de las varices, en algunos casos se requiere complementar el tratamiento con escleroterapia (es decir, inyectar una solución directamente en la vena)», continua el doctor Gallo.

La importancia de la prevención

Como explican los especialistas del Capítulo Español de Flebología y Linfología, no siempre es posible prevenir la aparición de varices, ya que en muchas ocasiones la herencia genética influye de forma determinante.

Aun así, subrayan que si es posible aplicar una serie de sencillas recomendaciones «que contribuyen a disminuir las molestias y retrasar la aparición de nuevas varices».

  • Mover las piernas: Tanto si se trabaja de pie como sentado, es necesario realizar de vez en cuando ejercicios de piernas y pies. Además, siempre que sea posible poner las piernas en alto y refrescarlas.
  • Practicar ejercicio de forma regular. Bicicleta, natación, caminar, pádel. Da igual, pero hay que moverse.
  • Usar medias elásticas.
  • Durante el embarazo, permanecer el máximo tiempo posible con las piernas en alto y dormir sobre el lado izquierdo del cuerpo.
  • Mantener la piel de las piernas hidratada y protegida del sol.
  • En caso de seguir algún tratamiento farmacológico para las varices, no lo dejes.
  • A la hora de vestir, descarte la ropa más ceñida y llevar zapatos con mucho tacón.
  • Evitar el sobrepeso.