BuscandoRespuestas

Divulgación

El uso de mascarilla protege las mucosas y hace que contagiarse de covid sea menos grave

La humedad que se genera dentro del dispositivo ayuda a estimular el sistema inmune

23 marzo, 2021

Fabiola Corte

Que la mascarilla puede ser uno de los aliados más importantes para conseguir frenar la propagación del Sars-cov-2, el virus que causa Covid-19, parece una obviedad a estas alturas. El dispositivo al que primero se miró con recelo en España, luego se minusvaloró y finalmente se hizo imprescindible le ha salido otro beneficio añadido. Su uso no solo evita que una posible persona infectada transmita el virus al resto de la población, aunque no en el cien por ciento de los casos. Un estudio reciente ha descubierto que, además, las personas que se contagian a través de la mascarilla padecen la enfermedad de manera más leve. Los expertos aseguran que las mascarillas con alto porcentaje en algodón ayudan a generar más humedad, lo que refuerza el sistema inmune.

Un factor que predice la severidad de la enfermedad provocada por el covid-19 es la distancia recorrida por el virus dentro de los pulmones. A mayor distancia recorrida, más grave será la infección. Un estudio del Instituto Nacional de la Salud de Bethesda, Maryland (USA), determina de que la humedad que se genera dentro de la mascarilla ayuda a secretar más mucosa, lo que hace que el virus no penetre de manera tan profunda.

Una de las primeras barreras de defensa del cuerpo contra los patógenos del aire se conoce como “mecanismo de aclaramiento mucociliar”, y es el encargado de la autolimpieza de la mucosa nasal. La pegajosa secreción que se encuentra en la nariz y en el tracto respiratorio atrapa virus y bacterias. Los pequeños pelos o cilios empujan la mucosidad a la garganta, y desde ahí, se traga para que los potentes ácidos del estómago destruyan a los invasores. Pero este mecanismo depende de que las partes relevantes permanezcan húmedas.

¡SÚMATE A NUESTRA COMUNIDAD!

Podrás escuchar nuestros podcast, recibir un boletín semanal con las novedades, escribir comentarios, enviar preguntas…

Esto es más complicado durante el invierno, ya que el aire se vuelve más frío, y su capacidad para contener agua es menor. La baja humedad tiende a secar el tracto respiratorio, y por eso muchos virus del sistema respiratorio superior, como la gripe, son comunes durante esta época del año.

En el experimento que ha servido de base a la investigación del Instituto Nacional de la Salud de Bethesda, los especialistas testaron varias mascarillas de diferente composición en tres habitaciones a 37ºC, 22ºC y 8ºC, y calcularon los niveles de humedad en sus tractos respiratorios. Concluyeron que, aunque todas las mascarillas aumentaban los niveles de humedad, las mascarillas con alto contenido en algodón lo hacían en mayor medida.

En la habitación más calurosa, la humedad relativa inspirada se incrementaba un 50% al utilizar mascarilla. En la habitación fría, subió un 300%. Estos datos sugieren que, las mascarillas, además de filtrar las partículas del aire, ayudan a mantener las vías húmedas, con la protección que eso propicia. Además, los niveles de mucosidad se mantendrían altos incluso en invierno.

Los investigadores explican que, cuando una persona exhala, el vapor de agua se condensa dentro de la mascarilla. Después, al inhalar, el aire seco que pasa a través de la mascarilla recogería el agua depositada, entrando en los pulmones. De esta manera se concluye que el sistema inmunológico de una persona que utiliza mascarillas con alto contenido en algodón tiene un aliado fundamental y una gran ventaja para luchar contra el Covid-19.