BuscandoRespuestas

Responde el doctor

¿Cómo debemos actuar ante una crisis epiléptica?

  • Cada año se diagnostican en nuestro país unos 20.000 casos nuevos, y ya hay más de medio millón de personas que sufren epilepsia

16 febrero, 2021


Rebeca Gil
BuscandoRespuestas

Te puede interesar: ‘Qué tipos de cáncer se diagnosticarán más en 2021’

En Roma, en la Iglesia de Santa María de la Victoria, el visitante puede ver una de las obras más importantes del barroco italiano, “El éxtasis de Santa Teresa” realizado por Bernini. Se trata de una bella escultura que muestra los famosos arrobamientos que la santa de Ávila describía en sus obras.

Arrobamiento, éxtasis…. O cómo algunos expertos en neurología apuntan hoy, ataques epilépticos. Y es que son muchos los personajes históricos (Dostoievski, Newton, Juana de Arco, Napoleón Bonaparte) que sufrieron esta enfermedad crónica del sistema nervioso.

¡SÚMATE A NUESTRA COMUNIDAD!

Podrás escuchar nuestros podcast, recibir un boletín semanal con las novedades, escribir comentarios, enviar preguntas…

La Liga Internacional contra la Epilepsia define la epilepsia como “una alteración cerebral caracterizada por la predisposición permanente para generar crisis y por las consecuencias neurobiológicas, cognitivas, psicológicas y sociales derivadas de esta condición siendo posible su diagnóstico tras una crisis aislada, que no esté provocada”.

Se calcula que unos 65 millones de personas en el mundo sufren esta patología, y de ellos más de medio millón están en nuestro país. De hecho, los expertos calculan que entre el 2% y el 5% de la población española padecerá, al menos, una crisis epiléptica a lo largo de su vida. En España se diagnostican anualmente unos 20.000 casos.

Y es que la epilepsia puede afectar a cualquier persona, y a cualquier edad, aunque hay dos etapas vitales en las que las que es más común que aparezcan las primeras crisis: la infancia y la senectud.

Según la Sociedad Española de Epilepsia son los niños los que con mayor probabilidad pueden sufrir crisis, sobre todo en los primeros meses de vida. Según van cumpliendo años estas probabilidades se van reduciendo, “manteniéndose estable durante la primera década de la vida, y volviendo a descender en la adolescencia”.

Pero a partir de los 50 años comienzan a aumentar de nuevo el riesgo, especialmente a partir de los 70 años.

Por regla general, las crisis epilépticas se producen por un exceso de ‘trabajo’ en la actividad eléctrica de algunas neuronas que son excesivamente sensibles. Estás crisis duran apenas unos segundos o pocos minutos, y mientras se producen el paciente puede perder el conocimiento o tener movimientos involuntarios.

Te puede interesar: ‘¿Soy intolerante a la lactosa? ¿Cómo puedo saberlo?’

Qué cosas SÍ debemos hacer ante una crisis epiléptica

Pero ¿qué hacer si nos encontramos ante una crisis epiléptica? Nadie mejor que la Federación Española de Epilepsia nos puede ayudar a afrontar uno episodio como éste.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que hay distintos tipos de crisis epilépticas, pero debemos actuar de forma muy similar ante una persona que sufra cualquiera de ellas.

Hay crisis convulsivas en las que la persona pierde el conocimiento, presenta rigidez, cae al suelo y comienza a convulsionar. Hay también crisis parciales, en las que el paciente está confuso y realiza movimientos automáticos. También nos podemos encontrar con crisis en las que la única señal son comportamientos inapropiados y que podríamos confundir con los de una intoxicación alcohólica o por consumo de drogas.

Ante cualquiera de ellas la Federación Española de Epilepsia recomienda lo primero mantener la calma porque “una vez iniciada la crisis, no la podremos detener”.

En segundo lugar, y aunque parezca un asunto menor, hay que alejar a los “mirones” y quitar cualquier objeto peligroso situado cerca del paciente.

A continuación, debemos proteger a la persona que tiene la crisis para que no se haga daño. ¿Cómo? Poniendo algo blando debajo de su cabeza, aflojando la ropa para facilitar la respiración. Si lleva gafas también las retiraremos, así como cualquier objeto con el que el paciente pueda hacerse daño.

Poner a la persona de lado, para que “cualquier líquido en la boca pueda salir sin causar peligro”.

Y hay que estar siempre pendiente del reloj, porque si la crisis dura más de 5 minutos debemos avisar a los servicios de emergencia.

Te puede interesar: ‘¿Es peligroso para el coronavirus tener el colesterol alto?’

Qué NO se debe hacer ante una crisis epiléptica

Seguro que lo hemos visto en la televisión alguna vez, pero NO debemos forzar a la persona para que abra la boca ni ponerle nada dentro.

NO trasladar a la persona a otro sitio.

NO impedir que la persona se mueva o tiemble, y no tratar nunca de parar las convulsiones.

No debemos tampoco intentar despertar a la persona. Y por supuesto, nada de gritarle ni sacudirle.

Y aunque tengamos el impulso de hacerlo, lo mejor es NO darle agua, alimentos o medicación mientras dura la crisis epiléptica.

Noticias relacionadas