BuscandoRespuestas

Responde el doctor

Los síntomas del bruxismo y los peligros del ‘rechinar de dientes’

  • El rechinar de dientes afecta a nuestra dentadura, pero también al cuello, los ojos, la mandíbula o el oído... por eso se ha disparado el uso de férulas dentales para dormir

28 febrero, 2021


Rebeca Gil
BuscandoRespuestas

Desde hace algunos años el uso de férulas dentales a la hora de dormir se ha convertido en algo habitual. Y es que el rechinar de dientes no sólo afecta a nuestra dentadura, sino que el cuello, los ojos, la mandíbula o el oído, pueden sufrir las consecuencias de este hábito involuntario.

Conocido como bruxismo, rechinar los dientes es una disfunción de la articulación temporomandibular, situada entre el hueso temporal y la mandíbula. Esta articulación es la que nos permite masticar, deglutir y hablar.

El rechinar de dientes, utilizado hasta como figura literaria, es algo que todos hemos hecho en alguna ocasión. El problema viene cuando este hábito se extiende en el tiempo, cosa que afecta a entre un 10 y un 20% de la población mundial.

¡SÚMATE A NUESTRA COMUNIDAD!

Podrás escuchar nuestros podcast, recibir un boletín semanal con las novedades, escribir comentarios, enviar preguntas…

Síntomas del bruxismo

El bruxismo, además de desgastar las piezas dentales, puede provocar dolor en diversos puntos de nuestra cabeza y cuello.

• Causa problemas en la mandíbula, cómo dolor, crujidos o movimientos incontrolados.

• También nos va a afectar la capacidad de masticar y limita la apertura de la boca.

• Rechinar o apretar los dientes provoca dolor detrás de los ojos, sensibilidad a la luz o enrojecimiento.

• Los dolores de cabeza son un signo muy habitual del bruxismo. Tanto migrañas, como dolor en la frente, en las sienes o incluso al tocar el cuero cabelludo.

• También la garganta se ve afectada por la tensión de la mandíbula, ya que puede provocar laringitis, dificultades al tragar y dolor sin causa aparente.

• La cercanía de la articulación temporomandibular con el oído hace que este también esté afectado. Así que es usual que el paciente afectado pueda sufrir dolor en los oídos, mareos, vértigos, sensación de oído taponado, zumbidos, e incluso, pérdida de audición.

• Y, por último, el cuello. La tensión provoca dolor cervical, rigidez y contracturas en cuello y hombros, dolores de espalda y entumecimiento de brazos y manos.

En resumen, se trata de una dolencia benigna, pero muy molesta porque sus consecuencias se pueden extender a muchas zonas. A lo que hay que sumar que el bruxismo nocturno es a veces tan intenso, que despierta al paciente durante la noche, alterando su descanso.

Causas

Son muchas y muy variadas, pero las que más pesan son el estrés y la ansiedad, que provocan el 70% de los diagnósticos. El resto de detonantes se relacionan con el consumo de antidepresivos, el consumo de drogas, alcohol o cafeína, o con alteraciones neurológicas.

Y aviso a los fumadores. Los consumidores de tabaco tienen 5 veces más probabilidades de tener bruxismo.

Tratamientos

Lo cierto es que no hay ningún tratamiento infalible contra el bruxismo. Y esto es debido a que una de sus causas principales, están relacionadas con el estrés y la ansiedad. Si esto no se controla el bruxismo seguirá ahí.

Pero, tal y como indican desde el Consejo General de Dentistas de España, sí existen algunas fórmulas para aliviar los dolores y molestias derivados del rechinar de dientes.

Por un lado están los antiinflamatorios o los analgésicos, que además de reducir el dolor disminuyen la inflamación que provoca el bruxismo.

Otro de los tratamientos más extendidos, y que cada vez usa un mayor número de población, son las férulas de descarga. Este dispositivo, además de proteger los dientes del desgaste que produce el bruxismo, consigue relajar los músculos de forma progresiva, disminuyendo la tendencia a este hábito involuntario.

Por último, cuando las molestias ya son muy evidentes y limitantes, acudir a una clínica de fisioterapia es el mejor recurso. Estos especialistas pueden reducir la tensión derivada del rechinar de dientes y recuperar funciones maxilares o cervicales que han quedado muy limitadas.

La cinesioterapia, mecanoterapia, masoterapia y electroterapia son algunas de las técnicas que estos profesionales pueden utilizar en casos de bruxismo.

Si, como ocurre en la mayoría de los casos, el origen de nuestro problema es el estrés o la ansiedad, debemos aprender a manejarlo. No es una tarea nada fácil, pero realizar ejercicio físico y utilizar técnicas de relajación pueden ser buenas opciones para reducir el rechinar de dientes.

Noticias relacionadas