BuscandoRespuestas

Salud

En EE. UU. los vacunados ya no necesitan usar mascarilla al aire libre… con prudencia

27 abril, 2021


Michael Houses

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) acaban de dar un gran giro a la vida de los estadounidenses que ya hayan recibido la pauta completa de alguna de las vacunas.

A partir de ahora ya no necesitan usar mascarillas cuando estén al aire libre solos, o con miembros de su hogar, o en pequeños grupos de amigos ya sea dando un paseo, o sentados en una terraza, o haciendo deporte, o en los parques…

No es que la mascarilla pase a la historia para las personas que ya están vacunadas, pero sí que se les abre un mundo que no recordaban desde hace más de un año y que permitirá ver las sonrisas, los gestos y las caras completas de amigos a los que no vemos como recordábamos desde hace demasiado tiempo.

¡SÚMATE A NUESTRA COMUNIDAD!

Podrás escuchar nuestros podcast, recibir un boletín semanal con las novedades, escribir comentarios, enviar preguntas…

La razón de no quitar las mascarillas del todo es que las posibilidades de transmisión por el aire siguen estando permanentemente presentes, y aunque al aire libre cada día está más demostrado que la transmisión es muy baja, el hecho de que no se pueda garantizar la situación de los demás aconseja no relajar demasiado las precauciones.

Te puede interesar: Coronavirus y mascarillas están empeorando uno de los dolores más frecuentes

Los científicos, apoyados por el gobierno de Biden, pretenden que esta medida también tenga un efecto importante a la hora de impulsar que los americanos se vacunen, para cumplir el objetivo de tener inmunizada a la mayoría de los adultos estadounidenses antes del verano.

Será la forma, si no ocurre nada indeseado, de que los americanos recuperen lo más parecido a la vida normal que ahora mismo puede ser posible.

Los científicos le dan la bienvenida

Linsey Marr, científica especialista en aerosoles en Virginia Tech ha dicho a New York Times que:
– «Damos la bienvenida a estas pautas menos restrictivas sobre el uso de las mascarillas en exteriores. Estamos de acuerdo porque hoy ya sabemos que la transmisión al aire libre es mucho menos probable que en los lugares cerrados, ya que el virus no puede acumularse en el aire y se diluye rápidamente».

En cualquier caso, varios investigadores han querido concretar que esta situación es ideal para el caso de que nos juntemos con personas que conocemos, sabemos que son prudentes y… mejor si están vacunadas.

Y vuelven a insistir en que el riesgo de transmisión en entornos al aire libre es muy bajo, pero concretando que lo es, sobre todo, si no hay contacto cercano o prolongado con alguien.

Te puede interesar: La vacuna aumenta casi 700 veces los anticuerpos de quienes han pasado la Covid-19

La mascarilla no desaparece

La mascarilla y el distanciamiento todavía se recomiendan cuando haya reuniones entre personas no vacunadas de más de un hogar o con una persona no vacunada que tiene un alto riesgo de enfermedad grave por Covid, o que vive con alguien vulnerable.

También insisten en que los adultos vacunados deben continuar usando mascarillas y permaneciendo separados a dos metros de distancia si están en grandes espacios públicos ya sea al aire libre, como espectáculos o eventos deportivos, ya cerrados como centros comerciales cubiertos y cines, donde además no sabríamos si los demás están vacunados, ni conocemos su estado de salud.

También se deben evitar las reuniones medianas y grandes, las multitudes y los espacios mal ventilados.

Casi la mitad ya están vacunados

A esta decisión se ha llegado gracias a que casi la mitad de los estadounidenses (alrededor del 42%) ha recibido al menos una dosis de la vacuna. Y casi uno de cada tres, el 29%, ya ha recibido la pauta completa.

En cualquier caso, es muy importante recordar que todavía no es seguro que las personas vacunadas no se infecten, ni tampoco lo es que no puedan transmitir el virus. Lo que sabemos es que no enferman de gravedad.

En cualquier caso, un reciente estudio sobre la transmisión del coronavirus y otros virus respiratorios entre personas no vacunadas, concluyó que menos del 10 por ciento de las infecciones ocurrieron al aire libre.

Es más, calculan que las probabilidades de transmisión en interiores son 18,7 veces más altas que en exteriores.

Algo que da tranquilidad. Pero siempre y en todo, con prudencia.

Noticias relacionadas