BuscandoRespuestas

DestacadaSalud

Diabesidad, una combinación peligrosa que puede ser controlada por la melatonina

  • El término diabesidad hace referencia a la estrecha relación entre la obesidad y la diabetes.
  • La obesidad y sus complicaciones metabólicas pueden conducir a un daño renal.
  • Un estudio ha demostrado que la melatonina protege las enfermedades del riñón en personas con diabesidad.

02 junio, 2021

Patricia Díaz

Un estudio internacional liderado por la Universidad de Granada muestra la eficacia de la melatonina a la hora de ralentizar, retrasar o prevenir el daño renal provocado por la obesidad con diabetes (diabesidad).

Te puede interesar: Descuidar la hipertensión y la diabetes nos puede costar un riñón

Los científicos han demostrado que la administración de melatonina previene la alteración mitocondrial y del retículo endoplasmático.

¡SÚMATE A NUESTRA COMUNIDAD!

Podrás escuchar nuestros podcast, recibir un boletín semanal con las novedades, escribir comentarios, enviar preguntas…

Estos orgánulos juegan un papel crítico en el desarrollo del daño en las células del riñón y su progresión hacia la insuficiencia renal.

Para que este tratamiento sea efectivo, los expertos recalcan que deben administrarse unas dosis de 10 miligramos de melatonina por kilo de peso corporal al día.

El gran coste del daño renal

Según el autor principal del estudio, el investigador de Farmacología de la Universidad de Granada Ahmad Agil, el daño renal está causado por las complicaciones metabólicas de la obesidad.

Estas pueden manifestarse en diabetes, hipertensión, alteraciones de los lípidos en sangre o la enfermedad del hígado graso.

Dado que la prevalencia de estas patologías no deja de aumentar, el daño renal se ha convertido en un problema de salud que afecta a millones de personas en todo el mundo.

Además, tiene un gran coste socioeconómico. Esta afección requiere costosas instalaciones de hemodiálisis o servicios de trasplante renal, con los correspondientes estudios de compatibilidad necesarios, que ralentizan el proceso.

Resultados esperanzadores

Por este motivo, resulta tan importante no solo contrarrestar la enfermedad sino preverla. Y esto es lo que han conseguido demostrar los investigadores con el tratamiento.

Los expertos indican que es posible la fabricación de un fármaco con melatonina que actúe como tratamiento preventivo en estos casos.

Alegan, además, que esta sustancia cuenta con un perfil de seguridad muy alto y que ya se administra sin problemas en el tratamiento del insomnio.

Estos resultados están en la misma línea de los publicados por estos investigadores en los últimos 10 años.

Por lo que se consolida que la administración farmacológica de melatonina constituye otra nueva estrategia en el abordaje terapéutico de la diabesidad.

Diabesidad, la nueva epidemia

El término diabesidad fue acuñado por Paul Zimmet en el año 2001 y hace referencia a la estrecha relación entre la obesidad y la diabetes.

Cuando aumentamos de peso, la grasa se acumula dañando los mecanismos de producción y acción de la insulina.

La insulina es una hormona encargada de regular los niveles del azúcar en sangre.

Si esta hormona no funciona bien, el nivel de azúcar en sangre se eleva, forzando al páncreas y apareciendo la diabetes.

La diabesidad afecta a más del 11% de la población española, lo que equivale a unos 4 millones de personas.

Te puede interesar: Andaluces y gallegos presentan las mayores tasas de obesidad de España

Se trata de una enfermedad derivada de los hábitos de vida actuales, tanto en la alimentación como en la falta de ejercicio.

Además, no solo incide en los adultos, ya que cada vez es más frecuente en la población infantil y juvenil. Así, 1 de cada 10 adolescentes con obesidad son prediabéticos y el 1% son diabéticos.

Síntomas, diagnóstico y tratamiento

Los síntomas son los característicos de la propia diabetes y de la obesidad: exceso de sed, aumento de la cantidad de orina emitida, pérdida de peso, cansancio, etc.

Los expertos señalan que el diagnóstico es sencillo. Una simple analítica de sangre con unos determinados valores de peso, altura e índice de masa corporal sirven para dar un diagnóstico.

Los pasos iniciales en la terapia de la diabesidad se centran en la necesidad de un cambio en el estilo de vida del paciente.

Se fomenta un cambio en la dieta, con un descenso en la ingesta de grasas saturadas y se promueve un aumento del ejercicio físico a realizar.

También sería aconsejable el abandono del alcohol y el tabaco.

Si con las modificaciones en el estilo de vida y el ejercicio físico no se consiguen los objetivos marcados, hay que comenzar el tratamiento farmacológico. Actualmente se utiliza la metformina, la creatinina y la glifocina.

Sin embargo, los esperanzadores resultados del estudio en ratones invitan a llevar la melatonina a la fase siguiente y probar su efectividad en humanos.

Noticias relacionadas