BuscandoRespuestas

DestacadaResponde el doctor

Refrescos, helados, cítricos y alcohol con moderación. ¡Pueden dañar tu boca!

  • Los odontólogos recuerdan la necesidad de prestar atención a qué alimentos típicos de la época estival son beneficiosos para la salud bucodental y cuáles son mejor evitar.
  • Según el Estudio Sanitas de Salud Bucodental 2020, nueve de cada diez españoles se muestran preocupados por el estado de su salud bucodental.

01 junio, 2021

Rebeca Gil

La llegada del sol, el calor, en definitiva, del buen tiempo, suele venir acompañada de cambios en los hábitos de vida y en la alimentación. Las escapadas de fin de semana vuelven a ser una opción tras el final del estado de alarma, y también las comidas fuera de casa alteran las rutinas alimenticias que hemos mantenido a lo largo del año.

Por eso, los odontólogos recuerdan la necesidad de prestar atención a qué alimentos típicos de la época estival son beneficiosos para la salud bucodental y cuáles son mejor evitar.

Te puede interesar: ¿Las mujeres se limpian más los dientes que los hombres?

¡SÚMATE A NUESTRA COMUNIDAD!

Podrás escuchar nuestros podcast, recibir un boletín semanal con las novedades, escribir comentarios, enviar preguntas…

Según el Estudio Sanitas de Salud Bucodental 2020, nueve de cada diez españoles se muestran preocupados por el estado de su salud bucodental. Sin embargo, en el cuidado diario, todavía hay muchos que no cumplen con los hábitos recomendados por los odontólogos como, por ejemplo, el cepillado de dientes tres veces al día, un hábito llevado a cabo tan solo por menos de la mitad de la población, tal y como ocurre con el uso de colutorio.

«Para que nuestra salud bucodental sea completa, además de ser rigurosos con hábitos higiénicos como el cepillado tras cada comida, el uso del colutorio y las visitas regulares a los odontólogos es preciso mantener una dieta que ayude a que los dientes no se deterioren más de la cuenta. Los alimentos que ingerimos, y la frecuencia con la que lo hacemos, tienen un efecto directo en nuestro estado de salud en general, pero también en el de nuestros dientes y encías, algo que no debemos olvidar», explica Manuela Escorial, odontóloga de la dirección asistencial de Sanitas Dental.

Ante esta situación, los expertos odontólogos de Sanitas han elaborado un listado con una serie de alimentos veraniegos que pueden dañar dientes y encías si se consumen en demasía:

  • Alimentos cítricos: el verano incita a consumir alimentos y futas más frescas, como podrían ser algunas cítricas. Los melocotones, las paraguayas, limones… Pero el ácido que contienen estos productos puede erosionar el esmalte de los dientes, provocando así la aparición de caries e incrementando la sensibilidad dental.
  • Refrescos y bebidas carbonatadas: ya hace calor y nada apetece más que sentarse en una terraza para disfrutar de un refresco o una bebida carbonatada. Pues debes tener en cuenta que este tipo de bebidas contienen mucha azúcar y sustancias ácidas que aceleran la aparición de caries y fenómenos erosivos en los dientes.

¿Entonces, qué hacemos? Pues los expertos recomiendan no tomarlas de forma habitual y reservar su consumo para las ocasiones especiales. Mientras tanto la mejor opción es tomar agua.

  • El alcohol: por motivos similares al de los refrescos, el consumo de alcohol en verano suele intensificarse. Sin embargo, su consumo genera una deshidratación en el cuerpo que afecta directamente a la cavidad bucodental resecándola y disminuyendo el flujo de saliva dental, encargado de realizar la limpieza bucal.

Consúmelo con moderación.

  • Dulces con textura pegajosa y helados: los dulces viscosos tipo gominolas, caramelos blandos, siropes o gelatinas tienen una gran cantidad de azúcar. Pero, además, ese azúcar se adhiere con mayor facilidad a los recovecos de los dientes y lo que hace muy difícil su eliminación cuando nos cepillamos los dientes. Algo parecido ocurre con los helados, por ello son preferibles los dulces o helados caseros, para que se pueda controlar la cantidad de azúcar, u otros alimentos como el chocolate negro.
  • Té verde: es una opción muy elegida porque tomado fresquito resulta agradable, pero, como todo, hay que tomarlo con moderación. Los odontólogos explican que una excesiva ingesta de té verde también puede ser negativo para los dientes, sobre todo, debido a los taninos que pueden teñir las piezas dentales.

También puede provocar sequedad bucal (aunque puede contrarrestarse con la ingesta suficiente de agua) y alterar el color natural de la dentadura con el paso del tiempo.

Noticias relacionadas