BuscandoRespuestas

Responde el doctor

Las caídas son la causa más común de lesiones en niños ¿Qué consejos dan los pediatras?

28 noviembre, 2020


Rebeca Gil
BuscandoRespuestas.com

El 20 de noviembre de 1959 se aprobó la Declaración de los Derechos del Niño de manera unánime por todos los estados miembros de la ONU. Y es que proteger a los más pequeños es, sin duda, la máxima preocupación de padres y madres.

Pero a veces, y por mucho cuidado que tengamos, las ganas de explorar y la inconsciencia de los niños pueden darnos muchos disgustos. Un estudio realizado en 2015 por un grupo de pediatras del Grupo de Trabajo de Lesiones no Intencionadas de la Sociedad Española de Urgencias de Pediatría, señalaba a las caídas como la causa más común de lesiones en niños.

La mayoría de estos accidentes no provocan graves consecuencias. Pero no debemos descuidarnos porque según la European Child Safety Alliance, las caídas son la tercera causa de muerte por accidente de niños entre los 0 y los 19 años en la Unión Europea.

¡SÚMATE A NUESTRA COMUNIDAD!

Podrás escuchar nuestros podcast, recibir un boletín semanal con las novedades, escribir comentarios, enviar preguntas…

Así son las caídas, por franjas de edad

El tipo de caídas y el lugar donde se producen varían en función de la edad del menor.

Así, las caídas más habituales entre los menores de 2 años son desde muebles (el cambiador, el sofá, la cama…) o desde los brazos de la persona que lo cuida.

Cuando los niños van creciendo y adquieren mayor movilidad, entre 1 y 4 años, las escaleras, ventanas o balcones se suman a los muebles como elementos peligrosos.

Lo más mayores, fundamentalmente los adolescentes, suelen sufrir caídas en los equipamientos deportivos, y tejados o muros a los que trepan.

Como se ve, son muchos los frentes abiertos que padres y cuidadores tienen a la hora de prevenir accidentes.

Consejos de los pediatras

Ya sabemos que no siempre va a ser posible evitar los accidentes, pero la Asociación Española de Pediatría ofrece algunas pautas para prevenir estos accidentes.

Cambiadores, tronas y andadores

Una de las caídas más habituales entre los menores de dos años son las que se producen desde el cambiador. Aunque los pediatras señalan que el lugar más seguro para el cambio de pañal es en una colchoneta en el suelo, este tipo de mobiliario facilita mucho la labor a los padres.

Para que el bebé no caiga al suelo desde el cambiador o desde la cama, lo mejor es que el cuidador mantenga una de sus manos encima del niño en todo momento. Y, por supuesto, antes de empezar dejar todo lo necesario a mano (pañal, toallitas, esponja…) para evitar desplazamientos lejos del cambiador.

Y si hemos olvidado algo, aunque esté muy cerca, lo mejor es coger al bebé para ir a buscar lo necesario.

Otro objeto que nos puede causar problemas es la trona. En este caso las claves están en sujetar correctamente al bebé, con un cinturón de sujeción entre las piernas. Y por supuesto, no dejar nunca solo al niño mientras está sentado. Puede levantarse y caer al suelo.

Si hay hermanos más mayores, no debemos permitir que trepen por la trona o se cuelguen de ella mientras el bebé está en ella, ya que podrían volcarla.

Aunque los pediatras desaconsejan el uso de andadores, si optamos por usarlos es importante comprobar que estén homologados, que sean estables y que no caben por las puertas, para evitar que el niño se desplace entre las habitaciones de la casa.

Escaleras, ventanas y muebles

Cuando el niño aprende a caminar y aumenta su movilidad, las escaleras son la mejor atracción para ellos. Así que, si tenemos una vivienda con varios pisos tendremos que instalar barreras protectoras tanto en la parte superior como inferior.

La barrera de la parte más baja puede ir instalada a presión, pero la superior es mejor atornillarla a la pared para evitar que se venza con el peso del niño. Y siempre barrotes verticales, para evitar que pueda trepar por ellos.

Las caídas por las ventanas y balcones son probablemente las que pueden tener peores consecuencias para los niños.

Así que lo mejor será no colocar mobiliario delante de la ventana para que el niño no tenga la tentación de trepar por él.

A la hora de ventilar, es mejor abrir las ventanas parcialmente. En el mercado hay productos que lo permiten.

También existe la posibilidad de instalar redes de seguridad que deben ser muy sólidas y estar perfectamente colocadas.

Seguramente todos habremos leído o escuchado las tristes noticias provocadas por las caídas de un mueble de marca reconocida, que terminó con que algunos países la retiraron de la venta.
Y es que no sujetar los muebles altos y estanterías a la pared es especialmente peligroso. La tendencia natural de los niños a trepar obliga, además, a no dejar objetos o juguetes en lugares que no estén a su alcance.

Otra parte del mobiliario del hogar, cada vez más común en casas pequeñas, son las literas. La Asociación Española de Pediatría recomienda que los menores de 6 años duerman en la cama superior.

Este tipo de sistema de descanso, además de caídas, puede producir lesiones por asfixia si los más pequeños quedan atrapados entre el colchón y la pared.

El último elemento sobre el que advierten los pediatras son los carritos de supermercado. Ir sentado en ellos hace las delicias de los niños, pero son un motivo frecuente de caídas.

Para evitarlas, los pediatras recomiendan:
• Sujetar al niño con el arnés que proporciona la silla.
• Buscar una alternativa para evitar llevar al niño en el carro.
• Asegurarse de que el niño permanece sentado.
• No dejar al niño solo en el carrito en ningún momento.
• No colocar hamacas o sillas de bebé encima del carrito.

Noticias relacionadas