BuscandoRespuestas

DivulgaciónResponde el doctor

La vasectomía sin bisturí, explicada entre amigos

Así explica un médico una cirugía sin cortes, incisiones ni puntos, con una recuperación rápida y curas sencillas

29 enero, 2021

Fernando Monreal, médico

–Me ha costado decidirme, pero finalmente voy a hacerme la vasectomía, ¿qué te parece, tú que eres experto en el tema?

–Me parece una decisión sabia y razonable. Sobre todo, si ya lo has consensuado con tu pareja.

–Sí, es que ella estaba tomando anticonceptivos y le estaban creando algunos problemillas. Ya sabes que Sonia tiene varices en las piernas, y con el sobrepeso que ha ido acumulando a lo largo de los años su ginecóloga le ha comentado que sería interesante ir dejándolos.

¡SÚMATE A NUESTRA COMUNIDAD!

Podrás escuchar nuestros podcast, recibir un boletín semanal con las novedades, escribir comentarios, enviar preguntas…

–Si me dices que los anovulatorios orales le estaban ocasionando trastornos, yo creo que esta decisión que habéis adoptado puede ser la mejor, pues con las varices y el sobrepeso Sonia estaría más predispuesta a padecer tromboflebitis. Me imagino que te habrás decantado por la vasectomía sin bisturí, ¿verdad?

–¿Cómo que sin bisturí?…, ¿a qué te refieres?

–A que existe una vasectomía en la que no se utiliza el bisturí, es decir, no hay cortes o incisiones y no se dan puntos.

–¿Y, entonces, cómo se hace, con láser?

–No… Con láser, no, ja, ja, ja. No todas las cirugías se realizan con láser. Aquí, lo que utilizamos son dos pinzas especiales, diseñadas por un médico chino, concretamente el doctor Li. Una de ellas es como un pequeño punzón que nos permite perforar la piel del escroto; evidentemente, todo con anestesia local. La otra pinza nos facilita atrapar el conducto deferente, exteriorizarlo y trabajar sobre él. Y, desde la misma abertura se puede acceder a los dos conductos deferentes, uno de cada lado, para que, al final de la cirugía, con el bisturí eléctrico se coagula el pequeño orificio de entrada quedando una mínima quemadura como todo resultado estético sobre la piel del escroto. ¡Anda, mira cómo graniza!

Y es que esta conversación la estábamos manteniendo en el interior de una cafetería, sentados alrededor de una mesita próxima a la puerta y con las mascarillas cubriendo nuestras bocas y narices. Justo nos las habíamos quitado para tomar rápidamente el café y así evitar posibles contagios de coronavirus. Y, en el mismo momento de facilitar esta explicación a mi amigo Luis, comenzaba a granizar con violencia, hasta el punto de que la acera quedó cubierta de bolitas que daban un tono blanquecino típicamente navideño al pavimento.

–Pues sí que graniza, sí…, claro que con el frío que hace no me extraña nada. Oye, volviendo al tema de la vasectomía sin bisturí. Si es así de sencillo como tú dices, la recuperación será más temprana, ¿no?

–Por supuesto. Ten en cuenta que hay menos traumatismo sobre los tejidos al no realizar incisiones, además de haber menos posibilidad de sangrado y menos dolor en el posoperatorio. Las curas también son más sencillas de realizar: solo agua y jabón, y no hay que preocuparse por quitar puntos. Al final, todo lleva a tener una recuperación más rápida; te puedo decir que hay hombres que se ponen a trabajar al día siguiente de la cirugía; evidentemente, depende del trabajo que tengas, dado que se aconseja evitar esfuerzos durante los primeros tres días.

–Pues ahora sí que, definitivamente, me has convencido para realizarme la vasectomía sin bisturí. Ya no tengo ninguna duda.

–Por cierto, ya sabes que, tras la cirugía, las vesículas seminales continúan eliminando espermatozoides al exterior, y, hasta que no tengas un análisis de semen donde no se vean espermatozoides, este no será tu sistema anticonceptivo válido, ¿de acuerdo? Este análisis, al que conocemos como seminograma, debe realizarse entre los tres y cuatro meses.

–De acuerdo, lo tendré en cuenta, muchas gracias. ¡Mira, mira cómo vuelve a granizar…!