BuscandoRespuestas

Responde el doctor

Qué es la hiperhidrosis y qué podemos hacer cuando sudamos demasiado

  • La hiperhidrosis, o exceso de sudoración, es una enfermedad que no reviste gravedad pero tiene un considerable impacto en la calidad de vida. La padecen entre un 1,5 y un 2,8% de la población

26 marzo, 2021


Rebeca Gil
BuscandoRespuestas

La primavera. Mañanas de frio y tardes de verano que hacen que vestir a capas sea la mejor opción para evitar sudar ante el contraste de temperaturas. El molesto sudor que nos trae de cabeza en estas fechas. Y el verano está a la vuelta de la esquina.

Pero ¿se imaginan tener episodios de sudoración continúa? ¿Qué nuestras manos, axilas o pies estén continuamente empapados a causa del sudor?

Pues esto es el día a día de muchos pacientes que padecen hiperhidrosis o exceso de sudoración. Esta patología puede afectar a las zonas ya citadas, pero también a toda la superficie corporal.

¡SÚMATE A NUESTRA COMUNIDAD!

Podrás escuchar nuestros podcast, recibir un boletín semanal con las novedades, escribir comentarios, enviar preguntas…

Afortunadamente se trata de una enfermedad que no reviste gravedad, pero que sí «tiene un considerable impacto en la calidad de vida de quienes la sufren», según explica el dermatólogo Miguel Aizpún Ponzán.

Y no son pocos los que la sufren. Según la Fundación Piel Sana, se estima que el sudor excesivo afecta en torno al 1,5 y el 2,8 por ciento de la población española, lo que representa una incidencia en torno al medio millón de personas.

Te puede interesar: Este es el momento de prevenir las manchas solares que odiaremos en verano

Síntomas de la hiperhidrosis

Camisas y camisetas permanentemente manchadas en la zona de las axilas, manos empapadas de sudor que dificultan tareas, como escribir, o convertían en un acto violento algo tradicionalmente tan sencillo como dar la mano, cuando era el saludo habitual.

El exceso de sudoración puede ser muy molesto para quien la sufre.

Además, cuando este fenómeno se produce en los pies, el exceso de humedad puede provocar «el desarrollo de infecciones secundarias como la tiña pedis (pie de atleta) o el desarrollo de eczema», explica el doctor.

A esto hay que sumarle otros trastornos como el mal olor, o la dermatitis de contacto que provoca el exceso de sudoración.

Pero ¿por qué se produce? Según explican desde la Clínica Universidad de Navarra, suele deberse a una hiperactividad de las glándulas sudoríparas por una hiperestimulación nerviosa.

El aumento de la temperatura ambiental, el ejercicio físico, la ansiedad, el estrés, la fiebre, comidas picantes o ricas en especias, o determinados fármacos, pueden desencadenar la hiperestimulación de estas glándulas.

Además, hay otras enfermedades que pueden provocar también hiperhidrosis, como la fiebre de Malta, enfermedades neurológicas, tumores como el linfoma o tumor carcinoide, o enfermedades generales como la diabetes mellitus o la intoxicación alcohólica.

Suele aparecer durante la adolescencia, aunque también puede debutar en personas adultas. Y es hereditaria en la mitad de los casos diagnosticados.

Cómo se trata el exceso de sudoración

Lamentablemente no existe una cura para esta patología dermatológica. Los tratamientos existentes se centran en tratar de reducir los molestos síntomas, es decir, en reducir los niveles de sudoración.

En primer lugar, están unos fármacos anticolinérgicos que se administran vía oral con el fin de cerrar los conductos de las glándulas sudoríparas. Pero desde la Fundación Piel Sana advierten que este tipo de medicamentos tiene efectos secundarios como el desarrollo de visión borrosa, sequedad de boca y retención urinaria, por lo que en general no se usan.

En realidad, el tratamiento más usado y que mejores resultados ofrece es la toxina botulínica, popularmente conocida como botox. Se trata de una neurotoxina elaborada por una bacteria denominada Clostridium botulinum.

Para recibir el tratamiento con toxina botulínica en las manos será necesario anestesiar la zona antes de inyectar la neurotoxina. Si el problema está localizado en las axilas y se opta por esta técnica no será necesario dormir la zona.

Se trata de una técnica muy segura, sin apenas efectos secundarios. Este tratamiento conseguirá que nuestras manos y axilas dejen de sudar en exceso durante entre 6 y 12 meses. A partir de ese momento habrá que repetir el tratamiento. Eso sí, siempre debe realizarlo y médico especializado.

Cómo reducir el exceso de sudoración

Aunque no se puede prevenir, los expertos en dermatología a través de la Fundación Piel Sana ofrecen algunos «trucos» para reducir el exceso de sudor en manos, axilas, pies u otras zonas de nuestro cuerpo.
• Los tradicionales polvos de talco pueden ser útiles en el caso de que la hiperhidrosis sea leve. Se pueden aplicar en los pies, en los pliegues debajo del pecho u otros.
Lavarse con agua y jabón puede reducir las molestias que causa el sudor, pero con cuidado, porque si lo hacemos en exceso podemos causarnos una dermatitis.
• En el caso de que sea en los pies donde generemos más sudor, lo mejor es no utilizar el mismo calzado dos días seguidos. De esta manera nos aseguramos de que los zapatos tengan tiempo para secarse antes de volver a utilizarlos.
• Si nuestro problema está localizado en las axilas, es aconsejable utilizar desodorantes bien en spray, barra o loción que estén compuestos a base de sales de aluminio.
Se deben aplicar por la noche, después de una ducha, más fría que caliente, y con la piel bien seca. Inicialmente deben utilizarse cada noche durante unas semanas y posteriormente sólo dos veces a la semana.

Noticias relacionadas