BuscandoRespuestas

DestacadaResponde el doctor

¿Se deben poner la vacuna del coronavirus las embarazadas?

La Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas recomienda “no vacunar de forma generalizada a las mujeres embarazadas en esta primera etapa de la estrategia de vacunación". A medida que se disponga de más información se irán ajustando las decisiones

30 diciembre, 2020


Rebeca Gil
BuscandoRespuestas

Te puede interesar: ‘Éste es el ‘libro de instrucciones’ completo de la vacuna de Pfizer, enviado a los profesionales de la salud de UK’

Con la campaña de vacunación contra el SARS-CoV-2 recién iniciada son muchas las preguntas que están todavía en el aire. Y aunque los profesionales médicos y las sociedades científicas coinciden en la necesidad de vacunarse para poner fin a la pandemia del coronavirus, existen algunas dudas sobre la conveniencia o no de administrarlas a algunos grupos de población.

Entre ellos, pacientes tratados con anticoagulantes, alérgicos o mujeres embarazadas.

¡SÚMATE A NUESTRA COMUNIDAD!

Podrás escuchar nuestros podcast, recibir un boletín semanal con las novedades, escribir comentarios, enviar preguntas…

A este último grupo acaba de hacer referencia la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (FACME) en un documento que trata de aclarar las dudas con un grupo de población sobre el que, hasta este momento, no se han probado las nuevas vacunas contra el coronavirus.

La pregunta es:

¿se pueden vacunar contra el coronavirus las embarazadas?

Desde la FACME aclaran que, atendiendo a la ficha técnica de la vacuna, “sí sería posible dado que la gestación no constituye una contraindicación. Sin embargo, debe ser una decisión voluntaria e informada de la embarazada en función de su propio balance beneficio-riesgo individual”.

Los últimos estudios científicos sobre la incidencia de la Covid-19 en las mujeres embarazadas han demostrado que este grupo presenta un riesgo mayor de desarrollar síntomas graves de la enfermedad, incluido el ingreso en UCI, la necesidad de ventilación mecánica y riesgo de fallecimiento, que la población general.

Además, podrían incrementarse también el riesgo de consecuencias desfavorables relacionadas con la gestación, como el parto prematuro.

Desde el punto de vista de los riesgos que puede conllevar la vacunación en este grupo, prácticamente no hay experiencia. Tal y como señalan las sociedades científicas, los estudios en animales no revelan efectos dañinos directos o indirectos con respecto al embarazo. Ni en el desarrollo embrionario / fetal, ni en el parto o desarrollo posnatal.

Y aunque no hay datos disponibles sobre la posible transferencia de la vacuna a la placenta, parece improbable que los componentes del nuevo fármaco supongan un riesgo para la gestante o el feto.

Las vacunas disponibles en este momento, la Pfizer-BioNTech y la de Moderna, no utilizan virus vivos sino la técnica del ARN mensajero, que es rápidamente degradado en el interior de las células.

En determinados casos, al embarazo se podrían sumar otros factores de riesgo a tener en cuenta en la decisión de vacunar o no. Obesidad, tabaquismo, diabetes inmunodepresión, son algunas de las patologías que podrían determinar la idoneidad o no a la hora de administrar la vacuna.

También habría que tener en cuenta el tipo de trabajo que desempeña la gestante.

Con estas premisas, la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas, recomienda “no vacunar de forma generalizada a las mujeres embarazadas en esta primera etapa de la estrategia de vacunación. A medida que se disponga de más información en cuanto a seguridad y eficacia, se irán modificando las recomendaciones”.

Para FACME, se podría exceptuar a pacientes embarazadas que “por sus condiciones concomitantes tuviera un riesgo individual de complicaciones por COVID-19 muy elevado, tras decisión voluntaria e informada de la embarazada en función de su propio balance beneficio-riesgo individual”.

Te puede interesar: ‘Atención: los niños se contagian más en casa que en el cole, y lo transmiten menos que los mayores’

¿Qué ocurre si se vacuna a una mujer que no sabe que está embarazada?

Las sociedades científicas señalan que lo más indicado en estos casos es no interrumpir el embarazo ya que, como ya hemos visto, los datos disponibles no muestran efectos dañinos directos o indirectos sobre el feto.

Lo que sí es recomendable es no administrar la segunda dosis de vacuna en el caso de que la mujer confirme su embarazo después de recibir la primera dosis.

En cualquier caso, los profesionales sanitarios realizarán un seguimiento especial en estos casos, documentando cualquier efecto de la vacuna tanto en la mujer como en el bebé durante el embarazo y después del parto.

¿puedo quedarme embarazada nada más recibir la vacuna contra el coronavirus?

Según los datos ofrecidos por los laboratorios, ni la vacuna de Pfizer-BioNTech ni la de Moderna, mostraron en los estudios en animales efectos directos o indirectos en la reproducción.

Los expertos no esperan que los componentes de estas vacunas tengan un potencial toxico en los genes, pero a la espera de obtener más datos y por precaución, se recomienda evitar el embarazo hasta transcurrido 1 mes desde la administración de la segunda dosis.

Estas precauciones son comunes a las recomendaciones en casos de vacunación con fórmulas compuestas por virus atenuados.

Noticias relacionadas