BuscandoRespuestas

Salud

Los otorrinos salen al paso del ‘bulo’ sobre un spray nasal que evita el contagio del coronavirus

  • "on los propios distribuidores del producto los que realizan un estudio y obtienen unos resultados basados en unos datos que no publican y sacando unas conclusiones que no han sido validadas por otros investigadores ajenos a la empresa interesada”, afirma el doctor Viera.

20 febrero, 2021


Rebeca Gil
BuscandoRespuestas

Te puede interesar: ‘La vacuna de Oxford reduce drásticamente los contagios y la primera dosis ya da una protección del 76%’

Hace algunos días comenzaron a aparecer informaciones sobre la comercialización de un spray nasal, en polvo, que evita la infección por SARS-CoV-2 durante las 5 horas siguientes a su inhalación.

Aparentemente, este producto supondría una buena noticia en la lucha contra el coronavirus, sobre todo para situaciones concretas.

¡SÚMATE A NUESTRA COMUNIDAD!

Podrás escuchar nuestros podcast, recibir un boletín semanal con las novedades, escribir comentarios, enviar preguntas…

Por esa razón, y para que nadie puede estar engañado, los profesionales de la Sociedad Española de Otorrinolaringología se han puesto en marcha para buscar las evidencias científicas que podrían validar la eficacia de esta solución nasal.

Pues bien, según el análisis realizado por el doctor Jaime Viera Artiles, los especialistas en otorrinolaringología de esta sociedad médica no pueden recomendar el uso del spray nasal para prevenir la Covid-19.

Según explica el doctor Viera, “el mecanismo de contagio más común del SARS-CoV 2 es por transmisión aérea. En el primer paso de la infección, el virus penetra en el organismo a través de las vías aéreas superiores. Este hecho convierte a las fosas nasales en el objetivo principal del virus para acceder al organismo huésped”.

Esta forma de transmisión hace que cualquier investigación de una solución terapéutica relacionada con las vías aéreas sea importante. Así que, a priori, el nuevo spray nasal sería una opción interesante.

El principal principio activo de este medicamento es la hipromelosa o hidroximetilpropilcelulosa (HPMC), un componente que suele utilizarse en forma de gotas para el tratamiento de la sequedad ocular. Aunque también tiene otras aplicaciones como “aditivo emulsionante en alimentación”.

¿Y qué ocurre cuando este compuesto entra en contacto con la mucosa nasal? Pues que se hincha y “forma una barrera de gel que sirve para disminuir la exposición a los alérgenos ambientales de dicha mucosa y por tanto disminuir los síntomas alérgicos asociados”.

Este efecto beneficioso ya ha sido demostrado en varios estudios científicos, pero lo que no está tan claro es que la capa que crea la hipromelosa en nuestra nariz pueda evitar que virus, rinovirus o coronavirus, entren en las células.

Otra de las “ventajas” que publicita esta solución nasal es que hace más ácido el Ph de la mucosa nasal, lo que consigue desactivar el virus. Pues bien, tal y como señala el otorrinolaringólogo, según la evidencia científica que se tiene hasta ahora sobre el coronavirus, el SARS-CoV-2 se mantiene estable en ph ácido. Lo que es lo mismo, el spray no puede destruir el virus.

Por otra parte, según explica Jaime Viera, el estudio observacional en el que se basa el producto “tiene una metodología de muy dudosa fiabilidad”. Consistió en el reclutamiento de un grupo de personas que usaron el fármaco previamente a su participación a un evento multitudinario, donde no se respetó la distancia social.

Posteriormente, se contactó con los participantes para ver si, pasadas unas semanas, habían dado positivo por Covid -19.

Pues bien, según señala el experto, en este trabajo no se utiliza un grupo control ni tampoco se utiliza ningún placebo con el fin de comparar, así que “no se pueden sacar conclusiones válidas”.

Si a esto le sumamos que para el estudio no se ha tenido en cuenta ni el tipo de mascarillas que los participantes usaron el evento super-contagiador, ni sus enfermedades previas, ni se ha hecho seguimiento de estos colaboradores desde que participaron en el evento, la validez de este estudio está muy en entredicho…

Un detalle más, “actualmente este estudio no está publicado en ninguna revista científica de impacto. Por tanto, son los propios distribuidores del producto los que realizan un estudio y obtienen unos resultados basados en unos datos que no publican y sacando unas conclusiones que no han sido validadas por otros investigadores ajenos a la empresa interesada”, afirma el doctor Viera.

Con todos estos elementos, la conclusión es clara, “debido a la nula evidencia científica del trabajo en el que se avala el producto, y tras refutar, basándonos en la evidencia científica disponible en el momento actual, todos los efectos de protección frente a la COVID-19 que proclama este producto, la SEORL no puede recomendar su uso para el fin para el que se publicita”.