BuscandoRespuestas

Responde el doctorSorprendente

Llevamos la primavera al psicólogo: ¿Nos hace más amables? ¿Existe la temperatura de la felicidad?

  • Un estudio científico realizado con millón y medio de personas señala que el buen tiempo de esta estación incentiva algunos factores positivos de nuestra personalidad, lo que aumentará nuestras posibilidades de alcanzar la felicidad.

21 marzo, 2021

Nicolás Fernández

Hoy, sábado 20 de marzo a las 10:37 de la mañana -hora peninsular- se ha producido el equinoccio. Es decir, ya ha comenzado oficialmente la primavera, estación que durará hasta el 21 de junio.

Con la llegada de la primavera, el frío invernal irá quedando atrás. En esta nueva estación, las temperaturas ascenderán y con el cambio de hora programado para la próxima semana, aumentarán las horas de sol de cada jornada. Algo que nuestra personalidad agradecerá, según la ciencia.

Un estudio transnacional afirma que nuestra forma de ser viene determinada en un 40% por los genes y un 60% por el entorno y nuestras vivencias. Por eso, cuando la temperatura ambiente es agradable, nos apetece más salir a la calle y socializar, algo que nos ayuda a ser más felices.

¡SÚMATE A NUESTRA COMUNIDAD!

Podrás escuchar nuestros podcast, recibir un boletín semanal con las novedades, escribir comentarios, enviar preguntas…

Esta investigación se centra en la importancia del clima y su influencia en nuestro modo de ser. Sus tesis señalan que, si vivimos a una temperatura ambiente próxima a los 22 grados centígrados, probablemente seamos más felices que si lo hiciéramos en ambientes más fríos.

“Debido a que los humanos experimentan y reaccionan constantemente a la temperatura ambiente, proponemos que la temperatura es un factor ambiental crucial que está asociado con los patrones de comportamiento habituales de los individuos y, por lo tanto, con dimensiones fundamentales de nuestra personalidad”, reza el estudio publicado en la revista Nature Human Behaviour.

¿Por qué ocurre esto?

El buen tiempo que se empieza a dar en la estación primaveral incentiva determinados factores de nuestra personalidad como la amabilidad, la estabilidad emocional, la extroversión y la amplitud mental ante nuevas experiencias. Todas estas cualidades nos ayudan a ser más felices.

Los entornos más cálidos animan a las personas a salir de sus casas, y eso conllevará una mayor probabilidad de conocer gente nueva. Esto propicia el desarrollo de una personalidad más agradable y socialmente aceptable. Además, los ambientes más cálidos hacen que las personas se sientan más positivas, según este estudio psicológico.

En esta línea, aparte de la estación en la que nos encontremos, el lugar donde vivimos y su clima correspondiente pueden llegar a ser determinantes para nuestra forma de ser. Aunque no son los únicos factores que entran en juego.

«Sabemos que los rasgos de personalidad varían según las regiones geográficas», afirma el profesor Samuel Gosling, investigador de la Universidad de Melbourne y autor de este estudio. «También sabemos que estos rasgos geográficos de personalidad están asociados con una amplia gama de resultados consecuentes, incluida la actividad económica, las tasas de creación de empresas, las tasas de delincuencia, los hábitos de salud y la tendencia electoral».

Un estudio con una gran participación

Para llegar a estas conclusiones, el equipo de investigadores, compuesto por académicos australianos, estadounidenses, chinos y británicos, hicieron pruebas de personalidad a más de un millón y medio de personas. En su mayoría eran estadounidenses, pero también participaron cinco mil estudiantes chinos.

Al analizar y computar los resultados de las pruebas, los autores observaron que cuanto más se acercaba la temperatura media de una ciudad a los 22 grados, su población mostraba unas características de personalidad mucho más favorables.

Es decir que, aunque el clima no sea lo único que importa para lograr la felicidad, sí que ayuda a desarrollar facetas de nuestra personalidad que nos ayudarán a alcanzarla. Y eso ya es motivo suficiente para ser optimistas ante el futuro cercano y para celebrar la llegada de la primavera.

Noticias relacionadas