BuscandoRespuestas

DestacadaSalud

Descubren el gen que hace que muchas personas con coronavirus sean asintomáticas

  • El gen HLA-DRB1 *04 hace que muchas personas con Covid-19 no presenten síntomas.
  • Se trata de la primera evidencia clara de resistencia genética al coronavirus.
  • Este estudio comparó el genoma de personas gravemente afectadas con un grupo asintomático.

09 junio, 2021

Patricia Díaz

Su nombre es HLA-DRB1 *04 y es responsable de que muchas personas que se infectan de la Covid-19 no presenten síntomas y, si lo hacen, sean leves.

Así lo atestiguan investigadores de la Universidad de Newcastle (Reino Unido) en la primera evidencia clara de resistencia genética al coronavirus.

Te puede interesar: Más peligrosa y contagiosa. Así es la nueva variante del coronavirus en Vietnam

¡SÚMATE A NUESTRA COMUNIDAD!

Podrás escuchar nuestros podcast, recibir un boletín semanal con las novedades, escribir comentarios, enviar preguntas…

Este estudio comparó a personas gravemente afectadas con un grupo asintomático y utilizó el proceso de secuenciación para enfocarse en los genes HLA.

Investigación pionera

El estudio utilizó muestras de 49 pacientes con coronavirus grave que habían sido ingresados por insuficiencia respiratoria en el hospital de North Tyneside.

Por otro lado, se tomaron muestras de 69 trabajadores del mismo hospital que se encontraban asintomáticos o con sintomatología leve.

Este último grupo solo alegaba pérdida del gusto o del olfato y malestar general.

La investigación utilizó máquinas de secuenciación de próxima generación para estudiar en profundidad las diferentes versiones (alelos) de los genes HLA, agrupados en el cromosoma 6.

Con ello, descubrieron que hay genes HLA que parecen estar asociados con la gravedad de la infección por Covid-19.

Los portadores del gen DRB1 *04 se encontraban asintomáticos o leves, mientras que los que tenían esta nomenclatura terminada en *02 o *05, estaban graves.

Un gen de la Europa norte

Se sabe que este gen está directamente relacionado con el aumento de la latitud y la longitud.

Este estudio solo está compuesto por participantes de ascendencia europea, lo que significa que es probable que más personas en el norte y oeste de Europa tengan este gen.

Por tanto, las poblaciones de estas zonas serán más propensas a permanecer asintomáticas que las del resto de Europa.

«Este es un hallazgo importante, ya que puede explicar por qué algunas personas contraen el coronavirus, pero no se enferman. Podría llevarnos a una prueba genética que podría indicar a quién debemos priorizar para futuras vacunas», han detallado los expertos.

Por supuesto, esto son correlaciones estadísticas, no causales, como reconocen en el propio estudio.

Hay decenas de factores ambientales que predisponen a la gravedad, al margen de la genética pura.

«Esto destaca la compleja interacción entre el medio ambiente, la genética y la enfermedad. Sabemos que algunos genes HLA responden a la vitamina D y que sus niveles bajos son un factor de riesgo de COVID grave y estamos trabajando más en esta área», explican los autores.

Además, también hay otros genes sospechosos en la gravedad de la Covid: el TYK2 y el CCR2.

Estas proteínas desatan la inflamación cuando hay una agresión externa de tipo viral, por ejemplo.

Sin embargo, hay veces que esas sustancias proinflamatorias se descontrolan y atacan al organismo.

Secuenciando el HLA-DRB1

El gen HLA-DRB1 ayuda a distinguir las proteínas propias del cuerpo de las proteínas producidas por invasores extraños como virus y bacterias.

Si el sistema inmunológico reconoce fragmentos de proteínas como extraños (péptidos virales o bacterianos), desencadena una respuesta para atacar a los virus o bacterias invasores.

Si este gen no funciona correctamente, el sistema inmunológico podría empezar a atacar las propias proteínas del cuerpo.

Debido a esto, el HLA-DRB1 aparece implicado también en otras enfermedades, de tipo autoinmune, como la artritis reumatoide y la esclerosis múltiple.

Te puede interesar: Esclerosis Múltiple: la primera causa de discapacidad entre los jóvenes de 20 a 40 años

En el caso de la esclerosis múltiple podría estar relacionado con la inflamación que daña los nervios y la capa protectora que los rodea (la vaina de mielina).

En la artritis reumatoide las variaciones de este gen están asociadas con el riesgo de que una persona desarrolle la enfermedad o no.

Noticias relacionadas