BuscandoRespuestas

DestacadaSorprendente

Los tatuajes temporales provocan más alteraciones en la barrera protectora de la piel que los permanentes

  • La barrera protectora de la piel funciona como defensa de este órgano.
  • Los tatuajes temporales pueden provocar una grave pérdida de hidratación cutánea.
  • Los permanentes parecen no afectar significativamente a la barrera epidérmica.

05 junio, 2021

Patricia Díaz

Las calcomanías que se adhieren a la piel de manera temporal, populares sobre todo entre los niños, pueden causar daños a la barrera epidérmica que protege a este órgano.

Tanto es así que la piel con tatuajes temporales posee menor temperatura, menor hidratación y peor capacidad antioxidante que aquellas pieles con tatuajes permanentes.

Te puede interesar: ¡Cuidado! Los perfumes pueden causar problemas en la piel

¡SÚMATE A NUESTRA COMUNIDAD!

Podrás escuchar nuestros podcast, recibir un boletín semanal con las novedades, escribir comentarios, enviar preguntas…

Esto es lo que afirma un estudio publicado en Journal of Clinical Medicine desarrollado por un equipo de investigadores de la Universidad de Granada (UGR).

Drástica pérdida de hidratación en la piel

La investigación ha analizado los efectos dermatológicos de los tatuajes permanentes, realizados con agujas en la piel, y los tatuajes temporales adhesivos.

En total, este estudio incluyó el análisis de 67 muestras, 34 tatuajes permanentes y 33 adhesivos.

Y los resultados sorprenden: los niveles de pérdida de hidratación cutánea fueron mayores en los tatuajes adhesivos.

Esta pérdida es un indicador de que existe cierto grado de daño en la barrera epidérmica de la piel, es decir, en aquella que funciona como defensa del órgano.

Por este motivo, los tatuajes adhesivos deben utilizarse con precaución, sobre todo en pacientes que ya tengan cierto daño en su piel, como aquellos afectos de psoriasis o dermatitis atópica.

Este estudio ha añadido un componente novedoso a la literatura científica, ya que la mayor parte de reacciones adversas relacionadas con tatuajes se asocian a los de tipo permanente.

En este caso suelen deberse a problemas de carácter infeccioso, granulomatoso o alérgico, en relación con los pigmentos utilizados o el proceso de tatuado.

Además, otros tatuajes de tipo temporal como los de henna, que no se analizan en este estudio, se han visto asociados a gran cantidad de reacciones adversas de tipo alérgico.

Te puede interesar: Pinturas ¡cuidado con las alergias!

El tatuado permanente respeta la barrera epidérmica

Por otro lado, en cuanto a los efectos que provocan los tatuajes permanentes, se apunta el proceso traumático de tatuado, capaz de provocar reacciones adversas cutáneas.

Eso sí, la piel tatuada de manera permanente no difiere significativamente de la no tatuada, según la investigación.

«Concluimos en el trabajo que los tatuajes permanentes parecen no afectar significativamente a la función de barrera epidérmica, algo que sí hacen los adhesivos», ha explicado José Pablo Serrano, uno de los autores del estudio, en la web de la universidad.

No obstante, dado que el proceso de tatuado es traumático y no exento de complicaciones, la recomendación pasa por tener precaución antes de realizarse cualquier tatuaje.

Recomendaciones de los dermatólogos

La información acerca de los posibles riesgos de tipo infeccioso o alérgico que el tatuado puede producir es esencial.

Como recomendación general, se ha observado que la tinta roja produce más inflamaciones a largo plazo por el tipo de tinte que se utiliza, por lo que es muy recomendable prescindir de ella.

Asimismo, se debe acudir a salones que ofrezcan estándares de calidad e higiene que minimicen estos riesgos.

Otros consejos pueden ser desde no tatuar encima de los lunares, ya que, aunque se trata de lesiones benignas, podrían cambiar en algún momento y la tinta condiciona mucho su seguimiento.

Hasta elegir el otoño o el invierno para realizarse el tatuaje puesto que no deja de ser una herida propensa a coger infecciones.

De este modo, en la época estival, al estar más en contacto con el agua de playas y piscinas, podrían surgir complicaciones.

Los cuidados del tatuaje

Una vez realizado el tatuaje bajo todas las recomendaciones de seguridad, también es importante seguir cuidando la piel.

Te puede interesar: Tatuajes con nanopartículas de oro para revolucionar el diagnóstico médico

Nada más terminar, el tatuador lo protegerá con vaselina y lo vendará. Unas horas más tarde se debe quitar el apósito y lavarlo con cuidado con agua y jabón hipoalergénico.

Durante los siete o diez días siguientes la higiene será lo más importante. Se deberá lavar con jabón neutro y aplicar pomada cicatrizante unas tres o cuatro veces al día.

En este tiempo, es importante evitar rozaduras causadas por la ropa o el calzado, la luz solar directa o el agua del mar.

Pasado este primer período de curación, solamente debemos asegurarnos de que mantenemos el tatuaje limpio e hidratado con una higiene normal.

Aunque hay que tener en cuenta que se desaconseja la depilación láser en la zona del tatuaje y los alrededores porque provoca quemaduras.

Noticias relacionadas